Cortesía/LIBERAL: Narra que gracias a la UV pudo hacer su estancia en Yucatán, pero por los temas de pandemia no pudo disfrutar sus investigaciones.

Título a su empeño

Evelyn López Hipólito es una joven que para ser ingeniera química, tuvo que vender dulces en la facultad para ayudar a su familia.

COATZACOALCOS
SENDIC AGUIRRE

Lo que empezó para Evelyn López Hipólito como un post en Facebook, en donde quería hacer una broma para que sus amigos le dieran muchas reacciones de “me divierte” y “me encanta” en pocas horas se comenzó a viralizar por una foto en especial.

Se trataba de una imagen que reflejaba lo mucho que le había costado y el empeño que había puesto a lo largo de su carrera para sacar adelante sus estudios de licenciatura y convertirse en una ingeniera por la máxima casa de Veracruz.

Evelyn, colocó una serie de 18 fotografías en el camino desde que iba a llegar a la Universidad para recibir su título hasta que llegó a su casa con el documento oficial que la acredita como toda una ingeniera químico titulada.

Entre las imágenes están ella con su primera foto y el título, ella en el baño con su título. Ella mostrándole a la fauna su título, ella llevando a comer a su título, ella haciendo la parada al camión Mina-Canticas con su título.

LA IMAGEN MÁS IMPORTANTE

No obstante, la imagen que fue la que más causó impacto fue la de ella con su título en la banca donde vendía dulces mientras estudiaba. Porque ella mostró todo el trabajo que hizo para ayudar a sus padres en la economía de su familia.

En entrevista con LIBERAL DEL SUR, confesó que parte de lo que quería demostrar era que sí le había costado mucho sacar ese documento que significa que es una profesionista, también quería tomarse muchas fotografías con el papel, para que valiera la pena el esfuerzo.

La joven egresada de la UV explicó que cuando estaba en segundo semestre trató de ayudar a sus papás con los gastos de su carrera, y lo primero que se le ocurrió fue vender donas y volovanes, pero pronto se dio cuenta que no era buena idea.

Vive en Mina, por lo que al viajar en el camión su producto alimenticio se enfriaba y se tostaba y tenía pocas ventas, muchas pérdidas, en cinco palabras: el negocio no era rentable.

Se dio cuenta que la venta de dulces y golosinas era mucho más fácil y no tenía prácticamente nada de merma, por lo que cuando tenía oportunidad se iba a esa banca de la fotografía y ofrecía sus dulces a amigos y compañeros.

“Sabía que tenía que ayudar a mis papás, porque mi papá trabaja en un taxi, y es como todo, hay veces que hay buenos viajes y otros que apenas y saca para la cuenta y la gasolina, por lo que comencé a vender dulces desde tercer semestre hasta que acabé la carrera” comentó la ingeniera.

Otro argumento que la motivó a vender es que su hermana, también había ingresado a la universidad, por lo que los gastos en su casa para temas de educación superior, se habían, duplicado, así que de inmediato trató de comenzar a generar ingresos.

Ahora la jovencita quiere seguir con su preparación profesional y no conformarse con su ingeniería, sino estudiar una maestría y para ello quiere acudir al centro de investigaciones donde hizo una estancia profesional durante su carrera.

18 FOTOGRAFÍAS
Colocó, desde que iba a llegar a la Universidad para recibir su título hasta que llegó a su casa con el documento oficial.

“Quiero, si Dios quiere y me lo permite, realizar mi maestría en donde hice mi estancia, en el Centro de Investigación Científica de Yucatán, para seguir preparándome”

Evelyn López Hipólito

TE PUEDE INTERESAR

México en el mejor momento de la pandemia con bajos niveles de transmisión

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) aseguró que México atraviesa “el mejor momento de …