Recuerda EU masacre racial ocurrida hace un siglo

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, conmemora el centenario de la masacre racial de Tulsa, la aterradora destrucción de una comunidad negra por parte de una mafia blanca en 1921 que dejó 300 muertos y a 10.000 personas sin hogar, en Tulsa, Oklahoma.

Hasta el día de hoy, lo que sucedió en Tulsa es un episodio en la tensa historia del país por la violencia racial del que muchos estadounidenses tienen poca conciencia, incluso cuando el país encara un momento crucial en medio las acusaciones de abuso policial a minorías.

Al parecer solo quedan tres sobrevivientes, todos centenarios, de la destrucción de la próspera comunidad de Tulsa conocida como Black Wall Street. El ataque racial ocurrió cuatro décadas antes del Movimiento de Derechos Civiles de la década de 1960, a menudo violento, que aseguró los derechos de voto para los estadounidenses negros, incluso cuando el debate continúa ahora sobre el acceso al voto.

Cuando Biden llegue a la ciudad de 400.000 habitantes en el suroeste de Estados Unidos para la conmemoración de los horrores del 31 de mayo al 1 de junio de 1921, se abre un nuevo museo para narrar lo ocurrido. Pero quedan dudas sobre si se deben pagar reparaciones -y cuánto- a los sobrevivientes y descendientes restantes del ataque y cómo registrar los cementerios sin identificar a los muertos en la masacre.

Una de las sobrevivientes, Viola Fletcher, de 107 años, compareció recientemente ante un panel del Congreso en su primer viaje a Washington para defender las reparaciones mientras relata sus recuerdos del ataque a su vecindario cuando era una niña de 7 años.

“El 31 de mayo del 21, me acosté en la casa de mi familia en Greenwood”, dijo. “El vecindario en el que me dormí esa noche era rico, no solo en términos de riqueza, sino también en cultura … y herencia. Mi familia tenía una hermosa casa. Teníamos excelentes vecinos. Tenía amigos con quienes jugar. Me sentía segura. Tenía todo lo que un niño podía necesitar. Tenía un futuro brillante”.

“En unas pocas horas”, dijo Fletcher, “todo eso se había ido”.

La revuelta fue provocada por una confrontación entre turbas blancas y hombres negros, algunos de ellos veteranos de la Primera Guerra Mundial, que protegían a un adolescente de color acusado de intentar violar a una operadora de ascensor blanca en un edificio del centro de Tulsa el 30 de mayo.

“La noche de la masacre, mi familia me despertó”, recordó. “Mis padres y cinco hermanos estaban allí. Me dijeron que teníamos que irnos y eso fue todo. Nunca olvidaré la violencia de la turba blanca cuando salimos de nuestra casa. Todavía veo a hombres negros a los que disparan, cuerpos negros tirados en la calle. Todavía huelo a humo y veo fuego. Todavía veo negocios negros que se queman. Todavía escucho aviones sobrevolar. Escucho los gritos”.

Fletcher, su hermano Hughes “Uncle Red” Van Ellis, que tiene 100 años, y un tercer sobreviviente, Lessie Benningfield Randle, 106, son los principales testigos en una demanda de reparaciones presentada el año pasado contra la ciudad de Tulsa, de Oklahoma. Sostienen que los imputados son responsables de lo ocurrido durante la masacre.

“He vivido la masacre todos los días”, dijo Viola Fletcher al panel del Congreso. “Nuestro país puede olvidar esta historia, pero yo no puedo. Yo no. Y otros sobrevivientes no. Y nuestros descendientes no”.

Hace 100 años, Greenwood, el vecindario en el área conocida como Black Wall Street, fue incendiado y el Departamento de Policía de Tulsa, prácticamente completamente blanco, se unió al ataque, delegando a las turbas blancas y proporcionándoles armas. La masacre fue provocada por acusaciones de que un hombre negro de 19 años había agredido a una niña blanca de 17 años en un ascensor.

Numerosos informes de la época describían a policías blancos con insignias que prendían fuego y disparaban a personas negras como parte de la invasión a Greenwood.

Pero la violencia de 1921 fue ignorada en gran medida durante décadas, si no olvidada. El entonces jefe de Policía de Tulsa, Chuck Jordan, se disculpó en Greenwood en 2013 por el papel del departamento.

“No puedo disculparme por las acciones, la inacción o las negligencias de esos oficiales individuales y su jefe”, dijo Jordan. “Pero como su jefe hoy, puedo disculparme por nuestro Departamento de Policía. Lamento y me angustia que el Departamento de Policía de Tulsa no protegiera a sus ciudadanos durante los trágicos días de 1921”.

Agencias/CDMX

TE PUEDE INTERESAR

Sufrió quemaduras en 80 por ciento de su cuerpo y hoy es una gran deportista y modelo

Brisa es una deportista argentina que se ha convertido en un ejemplo de superación, luego …