Palabras de victoria, un mensaje al corazón

Pastor Víctor Arias

“Una mujer prefiere amor sin riqueza, que riqueza sin amor”

PROVERBIO JUDÍO

En las últimas décadas, el mundo está tomando conciencia de las estremecedoras formas de violencia que se ejercen sobre la mujer, pero aún está lejos de subsanarlas.

Aunque hay muchos países en el mundo han adoptado legislaciones específicas para combatir la violencia, tienen proyectos para disminuir el mal trato hacia la mujer. en muchos casos éstas sólo han contribuido “a visibilizar lo que ocurre a nivel social”, pero todavía son insuficientes para erradicar el mal.

Cuando vemos el panorama de la mujer violentada hoy en el mundo comprobamos cuán lejos está del patrón bíblico. La escena de Génesis 2, en que Dios da la mujer al hombre como ayuda idónea, habiéndola tomado de su mismo cuerpo, parece una fantasía. La realidad hoy, pese a lo avanzado de la ciencia y del énfasis en el respeto a los derechos humanos, es menos que una caricatura de aquel propósito original.

Matthew Henry, el conocido expositor bíblico, comentando ese pasaje de Génesis 2, dice: “La mujer no fue tomada de la cabeza, como para que ella tuviera dominio sobre el hombre; no fue tomada de sus pies, como para ser pisoteada por él, sino que fue tomada de su costado, para ser igual a él, de debajo de su brazo para ser protegida, y de junto al corazón para ser amada.” Al mirar la realidad actual de la mujer en el mundo pareciera indicar que ella fue tomada de los pies del hombre, en vez que de su costado.

La protección y el amor son dos grandes ausentes; en vez de eso hay discriminación y odio. Incluso algunas de las mayores religiones del mundo, amparadas en supuestas directrices divinas, han contribuido a hacer más doloroso el papel de la mujer. Sometidas a un régimen de abuso, violencia y hasta terror, ellas no tienen la más mínima posibilidad de realización personal.

Ninguna de esas grandes religiones puede otorgar a la mujer el honroso lugar que Dios diseñó para ella, porque no conocen el propósito de Dios en Cristo. Sólo la mujer que reconoce qué aunque luche y se una algún movimiento de mujeres para protestar para tener VOZ, solamente puede ocupar ese lugar cuando toma ORIGINALMENTE SU DISEÑO porque ella representa la dignidad de la Iglesia, por quien Cristo murió.

El mandamiento de Dios a los maridos es: “Amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella” (Ef.5:25). No sólo ellas deben ser amadas, sino amadas con una cierta clase de amor: el amor con que Cristo amó a la Iglesia. Tal medida de amor es impensable para el impío pagano, para el frío mercader, para el religioso fundamentalista.

Multitud de lamentos, alaridos estremecedores, llantos desgarradores suben hasta el trono de Dios, como una amarga sinfonía, que a su tiempo serán vengados. El profeta Jeremías lloraba sobre Jerusalén, la “ciudad derramadora de sangre”, cuando los juicios divinos cayeron sobre ella. Toda forma de injusticia había hallado cobijo en su seno, por eso los juicios fueron tan severos. El libro de Lamentaciones, en que Jeremías llora por Jerusalén, bien puede ser un anuncio de los juicios que se avecinan sobre una humanidad que ha perdido todo sentido de amor, de justicia y de temor de Dios. Y sobre los hombres que han denigrado tan vilmente aquella parte de sí mismos.

Contra toda la corriente infernal que envuelve al mundo impidiéndole hacer pie, el hecho divino sigue estando ahí, inamovible: Dios creó a la mujer de la costilla del hombre, para que fuese protegida y amada.

Dios diseñó a la mujer, no como idea de último momento, sino como una parte integral de su plan, una ayuda idónea para el hombre. La creo en su amor y con especial cuidado. Su singularidad es un reflejo de los propósitos y el diseño de Dios para ella.

¡Mujer celebra todos los días la dicha de ser alguien especial y amada por Dios, eres el Resultado de su pensamiento!

Quiero saludar a dos mujeres importantes en mi vida; Mi mamá Guadalupe Ruiz Sibaja Gracias por abrirme tu corazón y abrazarme cuanto más lo necesitaba.
¡A mi esposa Malena Flores por estar a mi lado, acompañarme en estos 11 años de matrimonios!

¡¡Feliz día de la mujer, celebramos lo especiales que son!! ¡¡Hoy honramos su esfuerzo, su labor, su dedicación y su valentía!!
Con Amor Víctor Arias.

No hay glorias ni victorias sin adversidades en tu historia.

(*) El pastor Victor Arias oriundo de esta ciudad de Coatzacoalcos, Veracruz, actualmente es Pastora Principal de la Iglesia Restauración en Palenque Chiapas, ubicada en Calle Reyes Heroles y Joaquín Miguel Gutiérrez, colonia Nandiume, Periférico Sur, donde ministra junto a su esposa la pastora Malena Flores de Arias, desde hace 5 años.
Han servido y ministrado en el Centro de Adoración Tabernáculo de Dios que dirige la pastora Guadalupe Ruiz de Arias, en Coatzacoalcos, Veracruz.

Página de Facebook:
Iglesia Restauración Palenque

¡Busca a Dios ahora que puede ser hallado!

 

TE PUEDE INTERESAR

Sentido común

Los jóvenes tienen la palabra La participación de los jóvenes en este proceso electoral es …