Naufragó lancha con migrantes frente a las costas de Tonalá

El mar embravecido y la falta de pericia del conductor fueron factores que provocaron que la lancha donde viajaban 10 migrantes centroamericanos y un lanchero, naufragara frente a las costas de Agua Dulce, específicamente en la congregación de Tonalá.
El accidente ocurrió poco antes del mediodía del lunes, a poco menos de un kilómetro de la bocana del río Tonalá, luego que la lancha partiera desde el estado de Tabasco con la intención de burlar mediante el mar, los retenes del Instituto Nacional de Migración (INM) en la carretera Costera del Golfo.
Hasta la costa llegaron cuatro personas, con la ayuda de algunos pescadores, entre ellos un niño de 12 años de edad de nombre Orlín Mauricio Galdamez Espinosa, un adolescente de nombre José Eduardo Perdomo Barahona de 16 años y dos adultos, Wilmen Escoto (41) y Francisco Castañeda (39), todos ellos originarios de Honduras.

DESAPARECIDOS
Los sobrevivientes fueron atendidos por paramédicos de Protección Civil, primera dependencia en arribar al sitio y llevados desde la orilla de la playa hasta unas palapas ubicadas a pocos metros, para que fueran resguardados del sol.
Los centroamericanos se mostraban consternados tras lo ocurrido, siendo los más afectados el niño de 12 años y el joven de 16, este último indicó que el primero en caer de la embarcación fue el lanchero, quien conducía la embarcación a toda velocidad, a pesar del fuerte oleaje.
Con lágrimas en los ojos el jovencito narró que nada pudieron hacer para rescatar a los demás, a duras penas pudieron salir del agua y evitar ahogarse, el mar se tragó al resto en pocos segundos, estando entre los desaparecidos el lanchero que los transportaba.
En ese grupo se encontraba la tía del sobreviviente José Eduardo Perdomo, la señora Tania Lizeth de aproximadamente 30 años de edad y su hijo Oscar Said de tres años, quienes hasta el cierre de esta edición permanece en calidad de desaparecida junto a su hijo y dos hombres más.

FALLECIDOS
De los siete desaparecidos del principio, tres cadáveres fueron localizados kilómetros adelante, en el punto conocido como Playa Dorada, dos hombres y una mujer cuyos cuerpos quedaron regados en la arena a pocos metros de distancia.
Ante la necesidad de apresurar la identificación, las autoridades permitieron que los sobrevivientes se acercaran al sitio; con un grito que quebró a cada uno de los presentes, el pequeño Orlín Mauricio se abalanzó al cuerpo inerte de su madre Tania Yadira Espinosa López, suplicándole que no lo abandonara.
Los otros dos hombres no fueron identificados, los otros sobrevivientes señalaron que apenas convivieron un rato antes del accidente, desde el punto donde embarcaron en lo que ahora se sabe fue en Sánchez Magallanes, en el estado de Tabasco.

BÚSQUEDA
La búsqueda del resto de los cuerpos continuó toda la tarde, en ella participaron tres helicópteros, uno de la Fuerza Civil y dos de la Secretaría de Marina Armada de México, los cuales sobrevolaron la zona tratando de encontrar el resto de los cuerpos o de milagro, más sobrevivientes.
También en tierra participaron en las labores de búsqueda y rescate los elementos de la Policía Estatal, Fuerza Civil, Protección Civil de Agua Dulce, Secretaría de Marina y del Ejército Mexicano, además de pescadores y habitantes de la congregación.
Los cuerpos y los sobrevivientes fueron trasladados a Las Choapas, a disposición de la Fiscalía General del Estado (FGE) para que declaren todo lo relacionado con el accidente, con el apoyo del DIF de aquel municipio en coordinación con el Instituto Nacional de Migración (INM).

AGUA DULCE
ALFREDO SANTIAGO H.

TE PUEDE INTERESAR

Ebrio sujeto se metió al mar y causó movilización

Un sujeto en aparente estado etílico, fue rescatado vivo de las aguas del Golfo de …