Impacto evangelístico, la fuente inagotable

 

 

“ESFUÉRZATE Y”…

Sean bendecidos  amados hijos de Dios! En esta ocasión, Dios ha puesto en mi corazón el meditar sobre el esfuerzo.

Desde el Antiguo Testamento hasta el Nuevo Testamento en la boblia, Dios exhorta a sus hijos, y en general a todo su pueblo, a que se “esfuercen Y” el esfuerzo siempre va acompañado de algo más, por eso el mensaje de hoy se titula: Esfuérzate y…

Ya gracais a Dios con su favor. Estamos en el año 2024, y si queremos lograr cosas importantes que valgan la pena, solamente lo vamos a lograr con “esfuerzo y” algo más. Grábese esto amigo (a): Todo lo que vale la pena en esta vida sólo se logra con esfuerzo y algo más, sea una casa propia, un mejor trabajo, un buen negocio, una carrera universitaria, un buen matrimonio, tener buenos hijos, etcétera.

¿Qué significa esforzarse? Parte de esforzarse y ser valientes significa confiar en el Señor como nuestra verdadera fuente de fortaleza. En el caso de Josué, él no tenía todas las respuestas para los desafíos que tenía por delante, pero se le aconsejó seguir adelante de cualquier modo, actuando con fe.

Esfuerzo significa: “Empleo enérgico del vigor o actividad del ánimo para conseguir algo venciendo dificultades”. Llegar a ser todo lo que Dios quiere que seamos requiere mucho esfuerzo, porque lograrlo, tiene muchas dificultades Por ejemplo: José, hijo de Jacob, para llegar a ser lo que Dios quería que fuera, que era ser el gobernante de Egipto que salvaría de una gran hambruna a mucha gente, tuvo que pasar por muchas pruebas, pero siempre se esforzó en toda circunstancia y en todol lugar. El premio final de parte de Dios fue que efectivamente llegó a ser gobernante de Egipto, conforme al sueño que Dios le había dado. No sé qué planes tengas para el Año Nuevo, pero cualesquiera que sean tus planes, incluyendo tu servicio a Dios, tienes que esforzarte y algo más.

ESFUÉRZATE Y ANÍMATE

Deuteronomio 31:7: “Y llamó Moisés a Josué, y le dijo en presencia de todo Israel: Esfuérzate y anímate; porque tú entrarás con este pueblo

a la tierra que juró Jehová a sus padres que les daría, y tú se la harás heredar, Josué no sabía con qué se iba a enfrentar, con que iba a lidiar al liderar al pueblo de Israel para meterlo en la tierra prometida que Dios les había prometido, pero debía esforzarse y tener ánimo para lograr ese cometido encomendado por Dios. Cuando Dios nos encomienda algo, es porque podemos hacerlo, pero Dios no promete que será fácil, por eso el Señor nos recuerda y también da su palabra, que estará con nosotros. El esfuerzo más el ánimo, nos hace ser más atrevidos.

Filipenses 1:14: “Y la mayoría de los hermanos, cobrando ánimo en el Señor con mis prisiones, se atreven mucho más a hablar la palabra sin temor”.

Hebreos 12:3: “Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar”.

Esfuérzate en lo que quieras lograr, pero también ten ánimo, Dios te ayudará a cumplir su voluntad en ti.

ESFUÉRZATE Y SÉ MUY VALIENTE

Josué 1:7: “Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas”.

Nuevamente, Dios le manda Josué que se esfuerce, pero añade: “…y sé muy valiente”. Para lograr cumplir la voluntad de Dios, no es suficiente ser esforzados sino que también tenemos que ser muy valientes. El temor paraliza, en cambio el valor nos impulsa a luchar hasta la victoria. Así que, esfuérzate en los planes de Dios para tu vida, pero además sé muy valiente. No temas a nada ni a nadie que se interponga entre tú y la voluntad de Dios para tu vida. Todos los hombres de Dios de la Biblia que se convirtieron en héroes de la fe, fueron esforzados y muy valientes.

 

ESFORCÉMONOS POR NUESTRO PUEBLO MEXICANO

2 Samuel 10:12: “Esfuérzate, y esforcémonos por nuestro pueblo, y por las ciudades de nuestro Dios; y haga Jehová lo que bien le pareciere”.

Una de las razones porqué debemos todos esforzarnos por nuestro país, es porque el enemigo lo está destruyendo. Los grupos de delincuentes se están apoderando de nuestra nación, a esto hay que añadirle el tráfico de niños y de mujeres para la prostitución. Otra cosa que está destruyendo nuestro país es aprobará leyes contra los principios y valores de la familia, así como el tráfico de drogas, la corrupción en todos los órdenes, el ataque a nuestras libertades cristianas para predicar el evangelio con toda libertad, entre muchas cosas más.

 

ESFORCÉMONOS Y SEAMOS HOMBRE

1 Reyes 2:2: “Yo sigo el camino de todos en la tierra; esfuérzate, y sé hombre”.

-¡Sé un hombre!- Maravillosas y desafiantes palabras del rey David en su lecho de muerte a su hijo Salomón. David sabía cuáles son los elementos que constituyen el carácter de un varón conforme al

corazón de Dios, de un hombre en el mejor sentido de la Palabra. Por ello, David añade en los posteriores versículos las características de un verdadero hombre, las cuales son:

Andar en los caminos de Dios y en el cumplimiento de sus mandamientos.

1 Reyes 2:3-4: “Guarda los preceptos de Jehová tu Dios, andando en sus caminos, y observando sus estatutos y mandamientos, sus decretos y sus testimonios, de la manera que está escrito en la ley de Moisés, para que prosperes en todo lo que hagas y en todo aquello que emprendas; 4 para que confirme Jehová la palabra que me habló, diciendo: Si tus hijos guardaren mi camino, andando delante de mí con verdad, de todo su corazón y de toda su alma, jamás, dice, faltará a ti varón en el trono de Israel”. Así es que como se llega a ser hombre de verdad.

Sin embargo, en la actualidad se ha distorsionado en sobremanera la palabra «hombre». Para algunos, es sinónimo del individuo rudo y de apariencia fuerte; para otros, lamentablemente, es sinónimo de mujeriego. Y no resulta extraño encontrar personas —ya sea dentro o fuera de la iglesia— que pronuncien frases como: «No hay hombres» o «Todos los hombres son iguales». Evidentemente, esto refleja un deseo y un grito interno por la aparición de hombres de verdad. Y no es porque no los haya, sino porque son pocos; pero si todos los que estamos presentes, queremos ser verdaderos hombres, entonces debemos esforzarnos por obedecer toda la Palabra de Dios, ya que se necesita ser hombre de verdad para obedecer la Palabra de Dios en un mundo corrupto y perverso.

La vida cristiana no es para cobardes, sino para hombres y mujeres valientes y esforzados. Porque en este mundo vamos contracorriente, vamos en contra de la cultura perversa de este mundo.

ESFORCÉMONOS Y OREMOS

Efesios 6:18-19: “Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;

19 y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio

En este texto se nos manda a esforzarnos y a orar, la palabra usada para esfuerzo, es la palabra denuedo. Denuedo significa: ser atrevido, esforzado, y en este caso, esforzado en dar a conocer el Evangelio. Todo esfuerzo que hagamos para ganar almas, no servirá de nada si no está respaldado por la oración constante.

Por ello, quiero exhortarte en este año te esfuerces en prepararte, en aprender la palabra de Dios.

Espero que te esfuerces en este 2024, para lograr lo que te propones.

Es fundamental para cumplir el plan de Dios practicar la oración; de poco sirve si no oramos.

¿EN QUÉ DEBEMOS ESFORZARNOS?

Debemos esforzarnos en la gracia.

2 Timoteo 2:1-2: “Tú, pues, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús.

2 Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros”.

Debemos esforzarnos en dar la Palabra de Dios.

Hechos 4:29: “Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra”. Debemos esforzarnos en dar la Palabra confiados en el Señor.

Hechos 14:3: “Por tanto, se detuvieron allí mucho tiempo, hablando con denuedo, confiados en el Señor, el cual daba testimonio a la palabra de su gracia, concediendo que se hiciesen por las manos de ellos señales y prodigios”.

Debemos esforzarnos en conocer mejor la Palabra de Dios.

Hechos 18:26: “Y comenzó a hablar con denuedo en la sinagoga; pero cuando le oyeron Priscila y Aquila, le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el camino de Dios”.

Debemos esforzarnos todo el tiempo necesario.

Hechos 19:8: “Y entrando Pablo en la sinagoga, habló con denuedo por espacio de tres meses, discutiendo y persuadiendo acerca del reino de Dios”.

CONCLUSIÓN Y APLICACIÓN

Si de verdad quieres ser todo lo que Dios ha planeado que seas, y que tengas todo lo que Dios quiere que tengas, entonces debes ser esforzado y todo lo demás que mencionamos. No esperes lograr tus sueños dados por Dios si te dejas dominar por la pereza, el miedo, los prejuicios, las dudas, etcétera.

Así que, durante todo el Año Nuevo, cada vez que quieras rendirte en ser todo lo que Dios quiere que seas, acuérdate de este mensaje y esfuérzate lo más que puedas. Dios estará ahí para ayudarte y guiarte.

Y si alguno nunca le ha rendido su vida a Cristo, te invito a que lo pongas tu fe en Él y lo invites a ser tu Señor y Salvador.  y recíbelo, para que conozcas su buena, perfecta y agradable voluntad para ti, y la sigas.

 

 

TE PUEDE INTERESAR

Alertan por extravío de gatos previo al primer viernes de marzo

Animalistas alertaron a la población por el extravío de gatos previo al primer viernes de …