“El Pulpo Loco” pasó a engrosar la lista.

Escalada de cierre de negocios en Minatitlán

Durante las recientes semanas varios locales que llevaban años han bajado sus cortinas.

En las últimas semanas se ha notado el cierre de conocidos negocios en el centro de Minatitlán; pero también se ha visto que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) les ha emitido el embargo de bienes.

En un recorrido realizado por este medio informativo se pudo confirmar que el negocio ubicado sobre la avenida Hidalgo 168 colonia Centro, se encuentra cerrado.
Y con un documento del SAT pegado en la cortina de acero que se llama mandamiento de ejecución emitido por el organismo federal y en el cual se ordena requerirles a los propietarios el pago de impuestos.

Los vecinos dijeron que este pequeño local es parte de un conjunto de varios negocios, que ha tenido varios giros a lo largo de más de 40 años, al parecer en los años 1980 era propiedad de la conocida empresaria Ángeles Oloarte.

Sobre avenida Ejercito Mexicano, entre Moctezuma y Pino Suarez, cerró sus puertas hace seis semanas la vulcanizadora Vaughan, ubicada frente al sanatorio San José; negocio generacional que pasó de padres a hijos y tendría más de 60 años de servicio.

La única explicación que dio el propietario del cual se omiten sus datos, es que se enfermó porque ya es un hombre adulto mayor y lo tenían que intervenir quirúrgicamente de una hernia, y el médico le ordenó ya no hacer esfuerzos cambiando las llantas de los vehículos.

Hace unos días sin previo aviso ni explicación alguna cerró sus puertas un pequeño restaurante de marisco denominado “El Pulpo Loco”, el cual se ubicaba sobre la avenida, Salvador Díaz Mirón, antes 18 de Marzo, esquina con la avenida Hidalgo, en la colonia Centro cerca de una gasolinera; un lugar muy estratégico para un negocio debido que por ahí pasan los trabajadores de Pemex rumbo a la refinería.

Se recordará que en 2016, ahí en donde se ubicaba “El Pulpo Loco”, estaba el bar “La Cueva del Santos”, donde asesinaron de un tiro en la cabeza a Pedro Arroyo González, “El Pipo”, de 40 años de edad.

Incluso el negocio “La Cueva del Santos”, volvió a abrir operaciones año después en la colonia petrolera de Minatitlán, y al morir el propietario en un accidente de motocicleta cuando iba a su trabajo en Pemex, cerró sus puertas por completo esa negociación.

La ciudadanía ha opinado que es lamentable la escalada de cierres de negocios, situación que se ha desplomado en efecto dominó por causas misteriosas, ya que los propietarios prefieren no decir el motivo real por el cual quebraron.

TE PUEDE INTERESAR

Primaria sin solidaridad, exigen a director solución al problema de electricidad

“Este problema es de toda la escuela, es de 3 meses para acá, ahora ya …