BIENAVENTURADOS LOS DE LIMPIO CORAZÓN

Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

La ropa manchada, contaminada y sucia pasa por un proceso para quedar limpia.
Agua, detergente, la máquina de lavar. Etc.
También podemos decir que algo está completamente limpio cuando nos hemos tomado el tiempo y el trabajo de eliminar todo tipo de suciedad. Pero como sabemos, el efecto de la limpieza no duraría demasiado si no nos esforzáramos en tratar de mantenerlo.
Es cierto que nuestra vida también se mancha, se contamina, y se ensucia los pensamientos, el cuerpo y el corazón. Pero con la palabra de Dios se limpia de una forma impresionante es tan grande la influencia de la palabra que nos quedamos sorprendidos de los que puede hacer en nosotros para bien.
Si algo debemos tener cuidado en mantener limpio es nuestro corazón y pensamientos y la manera de hablar Esto significa ser justos, íntegros, y mantenernos en rectitud, honestidad, y transparencia.
Hay que desechar traumas, quejas, y cosas negativas, eso nos afecta.

Salmo 51:10 (RVR 1960)
Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio y renueva un espíritu fiel dentro de mi.

El que escribió este Salmo pedía a Dios que limpiase su corazón, esto es parte de la pureza y la santidad que vamos desarrollando al pasar el tiempo con Él. La motivación para mantenernos limpios es leer, la biblia, orar y meditar en Dios, y eso nos lleva a tener una relación íntima con Dios, y que a su vez está relación íntima y constante con el Creador no sea afectada por situaciones que salen en el caminar de la vida y podamos ser totalmente restaurados y libres y aún otros se darán cuenta del cambio que beneficia tu vida y la de otros, creceremos en el conocimiento de Dios y su palabra, y también en la iglesia y donde estemos y nos congreguemos para crecer más.
Cuando pecamos, contaminamos y cegamos nuestra vista espiritual, y no podemos ver a Dios, así que cuidemos de mantener limpio nuestro corazón.

¿CON QUÉ LIMPIO MI CORAZÓN?
La palabra de Dios guiada por el Espíritu Santo es la indicada para mostrarnos las impurezas y contaminaciones que tenemos y además quita esas asperezas porque nos confronta y nos enseñan como estamos, es como vernos en un espejo, nos guía hacia la santidad y pureza.
De igual manera debemos tener cuidado en mantener limpio nuestro corazón. Esto significa mantenerlo e rectitud, honestidad y claridad, siempre.
El salmista pedía a Dios que limpiase su corazón, esto es parte de la santidad que vamos desarrollando al pasar el tiempo con Él. La motivación para mantenernos limpios debe ser nuestra relación íntima con Dios, para que no sea afectada y podamos ser libres de verlo más Real en la Palabra, en la vida y en la iglesia y donde estemos.
Cuando pecamos, contaminamos nuestro corazón.

Salmo 119: 9
RVR 1960
¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra.

Una vida de pureza no sucede por un accidente, es algo que se busca, por eso el Señor dice en su palabra buscad y hallaréis.
Busquemos a Dios intencionalmente y con la ayuda esencial del Espíritu lo lograremos.. Por nuestros propios medios no podemos llegar a ser limpios para ver a Dios, con su respaldo sí.
Te invito que con sinceridad cierres la puerta de tu corazón a todo aquello que quiera manchar tu vida. Así mismo, declara un día de limpieza general, comienza a sacar todo lo que ensucia y estorba, y permite que la Palabra de Dios limpie tu vida para que lo veas.

Oración del día:
Señor, muchas veces permito que basura se acumule en mi vida, reconozco que hay cosas que debo sacar de mi corazón. Hoy renuncio a lo malo, a lo que mancha mi ser y no me permite vivir en santidad.

Le puedes decir a Dios de todo corazón. Por mi parte escudriñaré tu Palabra para que cada día esté limpio y pueda verte, gracias por tu maravillosa obra en mi vida, en el nombre de Jesús.

¿Qué ha estado ensuciando o manchando tu vida y ha impedido que veas a Dios?

Consejería:
Pastor Manuel Jorge López
9211502178

TE PUEDE INTERESAR

Entendiendo el derecho, la voz de los estudiantes

Ivanna Yunuen Ixtlapale Hernández ORATORIA JURÍDICA (PRIMERA PARTE) La oratoria es el arte de hablar …