Benita González, pasión por las noticias

Casi nueve años después de haberse despedido de los micrófonos que la posicionaron con el primer lugar de audiencia en noticieros radiofónicos de Coatzacoalcos, este lunes al mediodía la periodista Benita González Morales regresa a una señal abierta en esta ciudad.

Conversamos con ella en esta nueva etapa de su vida profesional a unas horas de su nuevo noticiero: Máxima News.

GGM.- Pareciera que Coatzacoalcos no es el mismo nueve años después y tú tampoco. ¿Este regreso es también una reinvención?

BENITA.- Completamente. Dicen que lo único permanente es el cambio. Y que nosotros no somos los mismos que hace un año, mucho menos los de hace nueve. La sociedad y la realidad económica y social del país, el Estado y el Municipio son otras. El propio quehacer del periodismo es otro, la tecnología que es nuestra herramienta de comunicación también ha evolucionado.

Y, sin embargo, las esencias son inmutables. El corazón del periodismo que sirve a la sociedad y que hace un esfuerzo honesto y legítimo por retratar su momento -lo mejor que esté humanamente a su alcance- sigue siendo el mismo. Eso no cambia, no ha cambiado en mí.

GGM.- Empezaste muy joven en el mundo de la comunicación:

BENITA.- Empecé muy temprano. A los 18 años. O sea que en julio voy a cumplir 45 años de edad con 27 años de experiencia. De “experiencias”, en plural, diría yo. Experiencias gratificantes, experiencias duras, pero siempre didácticas. En periodismo y en la vida tenemos que aprender de las experiencias, no sólo vivirlas.

El tipo de experiencias que pueblan la carrera de la mayoría de los periodistas –mis colegas coincidirán conmigo-. Aunque parezca un cliché, no deja de ser cierto que somos testigos de primera fila en la historia. Conocemos a sus protagonistas, los entrevistamos, retratamos sus glorias y sus caídas.

Creo que esa es la seducción de este quehacer que se vuelve vicio. No queremos perder nuestro lugar en la primera fila de la historia.

GGM.- ¿Por eso te hiciste periodista?

BENITA.- Bueno, eso lo descubres después, con el quehacer cotidiano.

Lo cierto es que llegué a periodista por el mismo proceso azaroso que ha llevado a incontables personas a lo largo de la historia a reunirse con su vocación profesional. Es decir: prácticamente por casualidad.

LIBERAL DEL SUR, SU PRIMER TRABAJO FORMAL
Hoy lo puedo platicar: yo reprobé el examen de admisión para estudiar Derecho en la Universidad Veracruzana –recuerda que tenía 18 años- y la necesidad de trabajar me llevó exactamente al mismo edificio de Lázaro Cárdenas y Aldama donde ahora estás tú escuchándome. Mi primer trabajo formal fue ahí, en el Diario El Liberal, como se llamaba entonces.

Era un trabajo y era una escuela. Fue un aprendizaje por inmersión, que es como los niños aprenden un lenguaje sin necesidad de tomar clases. Aprendí periodismo haciéndolo y conviviendo con los periodistas que generosamente me permitieron entrar a su mundo, no sólo en la redacción, sino –y lo digo medio en broma, medio en serio- también en el Aquí Está Lucas (ríe). Cada botana era una clase de periodismo.

Imagínate: el jefe de redacción era don Carlos Velasco Jara –quien fue el que me abrió la puerta al trabajo-. Don Neto Malpica estaba a cargo de la sección policiaca y los “policiacos” eran don Sebastián Hernández, Juan Antonio Valencia, Valentín Márquez, Mario Morales Patraca –mi primo-.

No quiero omitir nombres, porque éramos muchos, pero en algún momento estuvieron Alfonso Villalobos, Galdino Cerecedo, Flor de María Velasco, Lourdes Mata y el difunto Natalio Bernal, entre otros.

A los 18 años hay una distorsión óptica con la edad. Por un lado, tú te crees adulto. Y, por otro lado, ves gente de 30 y tantos como muy muy adulta (ríe).

GGM. – Ahora ves chamacos a los de 30.

BENITA.- ¡Muy chamacos! (ríe). Pero, en serio. Ahora veo periodistas jovencitos de 22 o 23 años y reflexiono que yo era cuatro o cinco años más joven de lo que ellos son ahorita.

La verdad es que, ahora que volteo atrás la vista, me doy cuenta de que fui muy afortunada de empezar tan joven a trabajar.

SU ALMA MATER, LA UNIVERSIDAD DE SOTAVENTO
GGM. – ¿Estudiaste Ciencias de la Comunicación?

BENITA.- Sí, claro. Mi alma mater es la Universidad de Sotavento donde también fui muy afortunada de compartir generación con gente que quiero y admiro como Jannuary Donn, Yadira Castillo, Irma Santander y mucha más.

Además, te cuento que el sistema era escolarizado de lunes a viernes y por esa época estaba yo trabajando en el Canal 9 de Villahermosa. Entonces, yo salía de clases a la 1:30 de la tarde y a las 3:00 de la tarde tenía que grabar mis notas. Como te imaginarás, me las veía negras para cumplir los plazos de la hora de cierre: reporteando por teléfono en los recesos, pidiéndole notas a algún compañero. Además, generosamente el rector Juan Manuel García me otorgó una beca para mis colegiaturas. Así salí de la universidad en el año 2000.

SU LUGAR DE ORIGEN
GGM.- Cuéntame de San Juan Volador, tu tierra natal.

BENITA.- Mi paraíso en la tierra (ríe). Ahí nací y viví hasta los 15 años, cuando me tocó venir a Coatzacoalcos a estudiar la preparatoria.

Regreso cada vez que puedo y es mi lugar feliz en el mundo. Donde mi mamá me cocina, donde mi papá pesca todos los días, donde me puedo levantar tarde y engordar dos kilos (ríe).

El municipio es Pajapan y San Juan Volador es una comunidad, que realmente es muy pequeña. Si buscas la foto de satélite verás que de tamaño es como una colonia de Coatzacoalcos, pero con mucho menos densidad de población, no llegamos a las dos mil personas.

Estamos a medio camino del Cerro San Martín y el mar. La playa nos queda a dos kilómetros y medio, que los puedes hacer hasta caminando. San Juan Volador es donde recargo pilas, donde me encuentro con mi familia y a donde pienso regresar siempre que la vida me lo permita.

GGM.- Además de los medios que ya mencionaste ¿Dónde más has trabajado?

BENITA.- Pues han sido muchos medios, gracias a Dios.

Estuve en Coatza Mil, Revista Contacto, Diario AZ, Milenio el Portal, Radio Fórmula, Grupo FM, Conexión Veracruz y, desde luego, Radio Hit por más de 15 años.

Y, además, en todos encontré mentores muy talentosos y generosos. Además de los que ya mencioné, debería sumar a los Mussios Cárdenas, el papá, que en paz descanse y a su hijo; a doña Gloria Caballero y a su papá, también que en paz descanse, don Carlos Caballero; a quien fue mi gerente 11 años, amigo hasta la fecha Francisco Olaya Ávila; a la genial Patricia Katz, al difunto César Vázquez Chagoya.

La gente con la que uno trabaja, no sólo los jefes, también los compañeros, te imprime una huella que ayuda a moldearte y que debe uno agradecer.

SU LLEGADA A LA COMISIÓN ESTATAL DE ATENCIÓN Y PROTECCIÓN A PERIODISTAS
GGM.- Pero tuviste que dejar Radio Hit y tu noticiero estrella.

BENITA.- Me tocó presidir la Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas. Al principio la idea era combinar esa responsabilidad con el ejercicio periodístico, pero en la práctica fue imposible partirse en dos.

Ya le había pedido a mi jefe Olaya varios permisos y pensé que no era justo con la empresa ni con el público estar ausentándome tan seguido del noticiero, así que tuvimos que tomar la decisión que unos meses atrás me hubiera parecido impensable, que fue separarme definitivamente de la empresa y disolver la relación laboral.

El primer día que no tuve noticiero fue un día rarísimo en mi vida. Fue una sensación muy extraña no tener que reportear ese día.

GGM.- ¿Tampoco es que te fuiste a descansar durante este tiempo?

BENITA.- No, no. Justo por eso renuncié. Nos tocó una etapa muy intensa y muy dolorosa y triste para el gremio en todo el Estado. Recuerda que la CEAPP estaba recién creada y que prácticamente no había antecedentes de un ejercicio así. Llegamos a inventar todo y a hacer nuestro mejor esfuerzo por atender al gremio en capítulos muy complicados para nuestro gremio.

GGM.- ¿En algún momento te has sentido en peligro por ejercer el periodismo?

BENITA.- Como periodista no, como ciudadana tal vez como muchos lo hemos sentido.

GGM.- ¿Qué pasará ahora con tu empresa, Global News?

BENITA.- Seguirá creciendo, fortaleciendo alianzas, como hasta ahora. Voy a tener que sacar las dos chambas (ríe), pero volver a la radio en señal abierta me emociona como no tienes idea. Son públicos diferentes, con necesidad de información diferentes a la que tienes que ofrecer dos productos muy bien diferenciados.

SU NUEVA INCURSIÓN
GGM.- Platícame del nuevo noticiero.

BENITA.- La estación Máxima de Coatzacoalcos me abrió las puertas. Así que combinamos el nombre y se llamará Máxima News. Nos vamos a enlazar desde Xalapa todos los días de 1:00 a 2:00 de la tarde en un noticiero para Coatzacoalcos. Yo voy a estar físicamente en Xalapa, pero el informativo está pensado para el público de aquí, de Veracruz, Xalapa es un noticiero estatal.

Empezamos este lunes 30 de enero en dos frecuencias de Máxima: 93.1 y 88.5 de FM.

GGM.- Vienes por tu antiguo público.

BENITA.- Por el antiguo y por el nuevo. Habrá gente que no escuchaba radio hace 9 años ¿no? Habrá gente que me escuche por primera vez. El público de Máxima es gente joven, muy dinámica, muy fresca.

Damos la bienvenida a Benita González, conocida y reconocida en los medios de comunicación veracruzanos, una mujer destacada que se ha convertido en toda una personalidad, que ha sido constante en esta profesión que ella domina a la perfección, que es una reportera forjada a pulso, que hoy sigue siendo un referente periodístico en todo el estado.

COATZACOALCOS
GABRIEL GARCÍA-MÁRQUEZ

 

 

TE PUEDE INTERESAR

Deslizamiento de tierra deja seis muertos en Ecuador

Al menos seis personas murieron y unas 30 se encuentran desaparecidas por un deslizamiento de …