Despedida con porras y aplausos en donde fungió como dueña de un negocio.

Sepultan a empresaria con música, cerveza y porras

 

La recordaron como una persona directa a la hora de hablar.

Nayeli Pineda, quien murió muy joven de un infarto al miocardio dejando a sus hijos muy pequeños y su marido, ya había escogido en vida su velorio.

Nayeli, fue una mujer muy apreciada y una gran empresaria que durante 12 años se mantuvo a flote con su negocio familiar, que levantó junto a su esposo, Julián Domínguez, sus hijos y su madre, Doña Genoveva Torres.

 

ESCOGIÓ SU PROPIO VELORIO

Nayeli Pineda una joven empresaria restaurantera ya había escogido en vida su velorio, no quería llanto, como los que se acostumbran, por el contrario ella quiso ser despedida entre música de los que tocaban en su negocio y con cartones de cerveza que se distribuyeran entre la asistencia.

Ella siempre fue alegre, así la recuerda su esposo Julián Domínguez López, el cual dijo que ella siempre fue alegre le encantaba  vivir la vida y así estuvieron un tiempo en zona turística en donde se les acabó el dinero y pensaron que emprender para seguir en el ambiente que les gustaba a ambos.

Así retornó a esta su tierra y comenzaron con un pequeño proyecto, eran solo tres mesas en la comenzaron a vender comida, cerveza, hasta que el negocio fue prosperando, pero a ella la faltaba algo, el ambiente y comenzó a meter música viva.

Dando oportunidad a jóvenes y pequeños grupos musicales  con trabajo y mantenerse en el ambiente que a ella le gustaba, lamentablemente falleció a los 37 años víctima de un infarto.

Durante la noche fue de fiesta grupos musicales amenizaron su velorio donde se repartieron cubetazos de cervezas, cantando las canciones que a ella le gustaban.

Ayer fue despedida de su querido restaurant bar donde pasó extraordinarios e inolvidables momentos, allí entre aplausos, cervezas bien frías, música, con las canciones de Amor Eterno y de Napoleón Vive, fue despedida, para retornar a su hogar en Las Delicias, más tarde a misa de cuerpo presente en la capilla del Divino Niño y su última morada a lado de su suegra en el cementerio de Mapachapa.

Que Dios le brinde fortaleza a su esposo, familiarres y empleados, quienes dijeron tristes “se fue la patrona”, pero que la recuerdan con su alegría.

Angélica Joaquín

 

Sepultaron a la empresaria, Nayeli Pineda, en el panteón de la congregación de Mapachapa, perteneciente al municipio de Minatitlán, con música istmeña, cervezas, llanto y mucha tristeza de sus hijos pequeños que gritaban ¡no nos dejes mamá!

Su esposo Julián Domínguez, trató de mantener la cordura lo más que pudo, ya que pidió que nadie llorara, ni gritaran y que mejor la despidieran con porras y aplausos; pero era evidente que tal petición fue imposible de acatar, ya que hubo diversas manifestaciones de despedida por parte de sus amigos.

Por ejemplo, tres mujeres de entre 30 y 40 años de edad, se bajaron de un taxi y sacaron de la cajuela cartones de cervezas bien frías, y al echarlas al hombro, dijo una de ellas “al puro estilo Nayely, saca el teléfono y grábame”  dando a entender que era una de las costumbres de la finada.

Por separado, otras tres mujeres que iban de los 25 a 50 años, se bajaron de un vehículo particular, y sacaron de la cajuela un equipo de sonido portátil, con música banda puesta a todo volumen; una de ellas hasta se quitó la ropa quedando por un momento en pura ropa íntima al pie de una tumba de una persona desconocida con quien ella hablaba abrazando la cruz, después se pasaron al sepelio de Nayeli echando porras a todo pulmón y dándole el pésame al viudo.

El cortejo fúnebre estuvo escoltado por una patrulla de Tránsito del Estado, ya que desde las 14:30 horas aproximadamente, se realizó una despedida de cuerpo presente en el bar Los Compas, un antro familiar muy frecuentado en esta localidad.

Ella falleció la madrugada del miércoles 17 de abril en su domicilio, y murió de un infarto al miocardio, sus amistades comentaron que fue una mujer impresionante, porque fue una gran mamá, hija, y esposa.

La recordaron como una persona directa a la hora de hablar, que no se andaba con rodeos y pidieron al creador consuelo en los corazones de su familia, porque ya no verá a sus hijos crecer. “Descansa en paz” le desearon sus amigos más cercanos.

MINATITLÁN

ALFREDO ESTRELLA

 

TE PUEDE INTERESAR

Veracruz, emblemático para diversidad sexual nacional: Temístocles Villanueva

El diputado federal expuso que para que la agenda sea una realidad se requiere del …