Que sí, que no… Las mujeres no pretenden tener más derechos que los hombres, simplemente buscan las mismas oportunidades de acceso a las garantías de las que ellos ya gozan. No se celebra ni se felicita, se conmemora y se reconoce la lucha por la igualdad de los derechos para las mujeres. Las mujeres no necesitan una felicitación, necesitan leyes que amparen y nos garanticen que no serán violentadas. Un mejor gobierno que brinde la seguridad necesaria en las calles, no un ramo de rosas. Se busca el empoderamiento femenino, que así como los hombres tengan la misma oportunidad de crecimiento laboral, no un post de Instagram para hablar sobre “lo importante” que es tu novia o mamá para ti. Un alto a la impunidad, no una caja de chocolates. Implementación de proyectos sociales para mamás que trabajan (y muchas veces estudian al mismo tiempo). Libertad y respeto hacia el cuerpo femenino, consciencia de las redes sociales sobre los distintos movimientos en pro de las mujeres, no una llamada por teléfono por ser “el Día de la Mujer”. Más campañas sobre la importancia de respetar la lactancia materna, no una cena romántica para celebrar.

No se celebra, se conmemora

Día Internacional de la Mujer

Este 8M no es un día para celebrar, sino uno para recordar y conmemorar la lucha de las mujeres a lo largo de la historia y poner en la mesa los problemas que quedan por resolver.

Felicitar a una mujer este día es como si felicitáramos a los estudiantes el 2 de octubre, un día muy importante para la lucha estudiantil. Lo cierto es que es una fecha que simboliza la lucha feminista en busca del respeto, la equidad y la igualdad en los derechos y en realidad, es una conmemoración que tiene como origen un día trágico.

La necesidad de conmemorar un Día Internacional de la Mujer nace al final del siglo XIX, después de la Revolución Industrial. Este fue un periodo histórico que transformó la economía y el modo de trabajo. Sin embargo, uno de los problemas más grandes era que muchas mujeres eran explotadas y ninguna ley las protegía.

El 8 de marzo de 1857, las mujeres que trabajaban en la industria textil, que eran llamadas garment workers en inglés, en Nueva York, organizaron una huelga. Ellas peleaban para que hubiera salarios más justos y condiciones laborales más humanas. Sin embargo, al momento de alzar la voz, los agentes de la policía las detienen.

Dos años más tarde, las manifestantes crearon su primer sindicato para pelear por sus derechos.

51 años después, el 8 de marzo de 1908, 15 mil mujeres vuelven a tomar las calles de Nueva York para exigir un aumento de sueldo, menos horas de trabajo, derecho al voto y prohibir el trabajo infantil. El eslogan que utilizaron fue “Pan y Rosas”, ya que, el pan representaba la seguridad económica, y las rosas, una mejor calidad de vida.

El día 28 de febrero de 1909 se celebró en todo el territorio de Estados Unidos el Día Nacional de la Mujer. La fecha elegida fue el último domingo de febrero.

LA TRÁGICA FECHA CLAVE
Una terrible tragedia ocurrió el 25 de marzo de 1911. Ya que, más de 100 trabajadoras textiles, mujeres inmigrantes en su mayoría de Europa del Este e Italia, perdieron la vida en un incendio en la fábrica de Triangle Shirtwaist en Nueva York.

Se dice que se habían declarado en huelga. Luchaban por sus condiciones laborales: aumento de salarios, reducción de la jornada laboral a 10 horas, y fin del trabajo infantil.
Un total de 123 trabajadoras y 23 hombres murieron. El número de heridos fue de 70. La víctima de más grande tenía 43 años y la más joven, 14 años.

Este episodio sirvió de referencia para fijar la fecha y finalmente, en el año de 1975, las Naciones Unidas celebraron por primera vez el Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo. Hoy en día, la lucha sigue por erradicar la violencia de género y lograr que exista una igualdad entre mujeres y hombres.

POR QUÉ NO FELICITAR
A UNA MUJER ESTE DÍA
Este 8 de marzo es un día para alzar la voz y exigir así el cumplimiento de todos los compromisos internacionales de derechos humanos de las mujeres, así como para reconocer los logros, retrocesos y retos que miles de mujeres enfrentan día a día en todos los ámbitos de su vida, incluyendo el caso, las agresiones sexuales y la violencia feminicida.

Por ello, no se trata de “celebrar al ser más bello de mundo”, sino de un día para cuestionarse ¿qué falta para que no se sigan invisibilizando las desigualdades en que viven millones de mujeres?

MÉXICO
AGENCIAS

 

TE PUEDE INTERESAR

Más de 25 mil acapulqueños migraron a otros destinos turísticos del país por trabajo

El otro gran sector golpeado es el de las rentas vacacionales en decenas de condominios …