Las nuevas imágenes, publicadas en The Astrophysical Journal, cubren casi toda la vista de 360 grados del anillo.

NASA capta por primera vez el anillo de polvo en la órbita de Venus

No cabe duda de que el universo no deja de sorprender a los astrónomos, como la sonda solar Parker de la NASA, la cual capturó la primera vista completa del anillo de polvo de Venus, una banda de partículas que se extiende por la totalidad de la trayectoria del planeta vecino de la Tierra alrededor del Sol.

Las nuevas imágenes, publicadas en The Astrophysical Journal, cubren casi toda la vista de 360 grados del anillo, completando una imagen que los científicos solo habían visto antes, con imágenes de las sondas Helios en la década de 1970 y múltiples observaciones de las sondas gemelas del Observatorio Solar Terrestre de Relaciones (STEREO) de 2007 a 2014.

“Esta es la primera vez que un anillo de polvo circunsolar en el sistema solar interior podría revelarse en todo su esplendor en imágenes de ‘luz blanca'”, dijo en un comunicado el autor principal del estudio, Guillermo Stenborg, del Laboratorio de Investigación Naval de Estados Unidos.

Si bien el objetivo principal de Parker Solar Probe es estudiar la corona solar y el viento solar, el equipo planeó desde el principio de la misión intentar capturar imágenes del anillo de polvo de Venus utilizando el instrumento WISPR (Wide-field Imager for Parker Solar Probe) de la nave espacial.

Inicialmente, el anillo de polvo se reveló utilizando imágenes de la tercera órbita de la nave espacial alrededor del Sol en agosto y septiembre de 2019, cuando realizó una serie de maniobras giratorias para ayudar a controlar su impulso. Incidentalmente, esos giros hicieron posible ver el anillo porque permitieron el procesamiento de imágenes personalizado para revelar características débiles y estacionarias.

“Es curioso que las operaciones de las naves espaciales a veces pueden conducir al descubrimiento de cosas nuevas”, comentó Raouafi. “Es algo asombroso”.

Al principio, el equipo pensó que el anillo, que cuando se resuelve aparece como una banda brillante que se extiende a través de la negrura del espacio, era una serpentina, una estructura coronal que brilla gracias a los electrones atados en su interior. Pero esa banda brillante continuó hasta el borde más externo del campo de visión de WISPR, muy a diferencia de una serpentina, cuyo brillo disminuiría cuanto más se alejara del Sol.

Eliminando la posibilidad de que fuera un artefacto del procesamiento de imágenes, los investigadores trazaron las órbitas de varios objetos planetarios que se sabe que tienen anillos de polvo circunsolares (Tierra, Venus y un extraño grupo de asteroides llamado familia Karin) y encontraron la banda brillante alineada perfectamente con la órbita de Venus.

El anillo de polvo de Venus, como el anillo de la Tierra y el anillo ostensible de Mercurio, está formado por partículas microscópicas que se cree provienen de la nube que formó nuestro sistema solar, así como por el continuo desmoronamiento de cometas y la colisión de asteroides.

Pero aún se desconoce cómo se formaron los anillos de polvo. Los científicos han propuesto dos hipótesis, explicó Russell Howard, un astrofísico ahora retirado del Laboratorio de Investigación Naval de EE.UU. y coautor del estudio. “Una idea es que los anillos de polvo se formaron naturalmente a partir de la nube primordial, pero varios investigadores sostienen que la gravedad de cada planeta ha atrapado gradualmente las partículas, tal vez incluso partículas de asteroides o cometas dentro de su órbita”.

En el segundo escenario, las partículas de polvo pueden moverse en ondas, permaneciendo en órbita hasta que algunas son expulsadas, generalmente chocando unas con otras, mientras que otras se mueven para ocupar su lugar.

La obtención de imágenes de los anillos de polvo, como el anillo circunsolar de Venus, abre una nueva ventana sobre cómo se captura y redistribuye el polvo en todo el sistema solar, dijo Stenborg. “Estamos aprendiendo cosas sobre la dinámica, los intercambios, de las partículas de polvo en toda la heliosfera que antes de Parker Solar Probe no sabíamos”.

Aún así, quedan preguntas generales sobre el anillo de polvo de Venus, incluida su densidad y extensión radial, detalles que también podrían ayudar a arrojar luz sobre su origen. El equipo espera utilizar la misión Solar Orbiter de la Agencia Espacial Europea y la NASA, cuya órbita alrededor del Sol lo lleva más allá del camino de Venus y muy por encima del plano de la eclíptica, para proporcionar una nueva perspectiva que podría proporcionar respuestas.

Agencias/Madrid

TE PUEDE INTERESAR

¿Tienes Diabetes?, te interesara conocer estos datos

La Diabetes Mellitus es una de las enfermedades no transmisibles, de larga duración, que evolucionan …