Mexicana se convirtió en la primera “maestra artillera” en la historia del ejército de EU

Cinthia Ramírez, una sargento del Ejército de Estados Unidos de origen mexicano, se ha convertido en la primera mujer del país especializada en un poderoso tanque de guerra, lo que considera una tarea “empoderante” y de gran responsabilidad, según declaró ella misma.

Nacida en Plainview (Texas), la artillera latina cuenta que se graduó hace un mes en un curso “muy intensivo con una tasa de graduación de 33 %” y con al menos “una semana de instrucción en el terreno”.

Llegar a hacer historia en el Ejército de Estados Unidos no fue tarea fácil para la hispana de madre mexicana, en cuya familia no hay otros militares. “Mi familia no quería que yo estuviese en la infantería”, indica.

Recuerda que ingresó al Ejército cuando tenía 18 años “porque no tenía una dirección a tomar en la universidad, no sabía qué quería hacer”.

Pero allí encontró su camino. “El oficial de reclutamiento me sugirió que fuera una ‘tanquera’”, subraya.

Ahora su trabajo también consiste en conformar el equipo que manejará el tanque Abrams M1A2 que le asignen.

Esta tarea la compone el comandante de la unidad, ubicado en la torre giratoria donde está la cabina central; el conductor, que se ubica en un compartimento en la parte frontal del tanque; el cargador, que coloca los obuses en el cañón, y el artillero –o en este caso la artillera–, que es el oficial no comisionado experto técnico y táctico en el armamento.

Como artillera, Ramírez es responsable por el uso del cañón de ánima lisa de 120 milímetros que dispara obuses con un alcance de hasta 3,2 kilómetros, y de la ametralladora coaxial M240 de calibre 7,62 milímetros y con un alcance de disparo de unos mil 300 metros.

Recién llegada al Ejército, Ramírez tuvo su instrucción básica en Fort Benning (Georgia) y después prestó servicio como conductora de vehículos en Fort Hood (Texas), e hizo un turno de rotación en Corea del Sur en 2019.

Ahora está asignada a la Compañía Avenger, en el Batallón 1, Regimiento de Caballería 12, de la Primera División de Caballería.

Consciente de que con su ejemplo abre el camino para futuras mujeres soldados, Ramírez envía un mensaje alentador a quienes dudan de sí mismos: “No escuches lo negativo. Incluso si fallas, te levantarás y seguirás perseverando por lo que quieres”.

ESTADOS UNIDOS
AGENCIAS

TE PUEDE INTERESAR

Fuerte Accidente en la Carretera Villa Cuichapa – Tlacuilolapán

La tarde de este sábado, a la altura del kilómetro 6 en la carretera Villa …