LA IGLESIA CONTRA LA VIOLENCIA

La Conferencia del Episcopado Mexicano, la Conferencia de Superiores Mayores de Religiosos de México y la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús, tejen en Cristo nuevas relaciones de la fragmentación a la Unidad.

Convocan a obispos, sacerdotes, vida religiosa, fieles y personas de buena voluntad de México, a orar juntos por la justicia y la reconciliación para la paz.

Los asesinatos y desapariciones que diariamente se cometen en el país son un llamado de Dios a unirnos para pedir por la paz. La sangre derramada de estos hermanos y hermanas es la sangre de Jesús que cae a la tierra para hacerla fértil y emprender un camino por la paz.

Por eso convocamos a una Jornada de Oración Por la Paz. Necesitamos estar unidos en este momento en que la indignación de nuestro pueblo, ante la barbarie de la violencia, nos están abriendo a la puerta para la paz.

Son cuatro las acciones que les pedimos. 1- En todas las misas y celebraciones el próximo 10 de julio hacer memoria de todos los sacerdotes y religiosas que ha sido asesinados en el país y ofrecerla intención de la eucaristía por su vida para que su dolor nos acompañe en este camino por la paz… y tres enérgicas recomendaciones más que solicitan por la iglesia de México Rogelio Cabrera López, Arzobispo de Monterrey. Presidente de la CEM. Ramón Castro Castro, Obispo de Cuernavaca, secretario general de la CEM. Hermana Juana Ángeles Zarate Celedón, CSC. Presidenta de la CIRM. R.F. Luis Gerardo Moro Madrid, SJ. Prepósito Provincial. Compañía de Jesús en México.

INDICACIONES DE LA DIOSESIS DE COATZACOALOS

+Monseñor Rutilo Muñoz Zamora, Obispo de Coatzacoalcos, envió a todos los sacerdotes, diáconos, Vida Consagrada y Fieles de la Diócesis, mensaje a favor de la Jornada Nacional de Oración por la paz.

“Les pido nos unamos en forma solidara con la propuesta solidaria de la Jornada Nacional de Oración por la Paz, que la Conferencia del Episcopado Mexicano, la Conferencia de Superiores Mayores de Religiosos de México y la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús nos dan a conocer en su mensaje del pasado 4 de julio. Tejer en Cristo nuevas relaciones de la fragmentación a la unidad.

Esto es urgente porque los asesinatos y desapariciones que diariamente se cometen en el país son un llamado de Dios a unirnos para pedir por la paz. La sangre derramada de estos hermanos y hermanas es la sangre de Jesús que cae a la tierra para hacerla fértil y emprender un camino por la paz. Por ello en nuestra Diócesis asumamos de manera generosa las siguientes acciones:
• En todas las misas a celebrarse el próximo 10 de julio. Hacer memoria de todos los sacerdotes, religiosos y religiosas que han sido asesinados en el país y ofrecer la intención de la eucaristía por su vida para que su dolor nos acompañe en este camino por la paz.
• Que en este mes de julio celebrar misas o realizar oraciones comunitarias en lugares significativos que representen a todas las personas que han desaparecido o sufrido una muerte violenta, sean homicidios dolosos, feminicidios, actividades sociales o cualquier otra persona en situación de exclusión o vulnerabilidad. Hacer memoria de la muerte y resurrección de Jesús, en estos lugares, transformará el miedo en fuerza para construir la paz.
• Que se anuncie con fuerza que no queremos más violencia en nuestro país.

Para la oración y otras acciones que se puedan realizar, por ejemplo, horas santas, procesiones sencillas por la paz, siempre cuidando los protocolos de salud.

Nuestra apuesta es por el dialogo social para construir un camino de justicia y reconciliación que nos lleve a la paz. Queremos abrir horizontes de dialogo para construir la paz. Estamos delante un problema complejo que necesita de todos y de todas para atenderlo desde la raíz y así dejar que el Cristo Resucitado haga surgir una nueva mirada que permita construir los acuerdos que hoy México necesita.

Esta jornada de oración por la paz, tendrá grandes frutos para bien de todo nuestro país”.

DEL PRINCIPIO AL FIN

LOS CATOLICOS que son mayoría absoluta, en contra del absolutismo de la 4T… EL PULSO entre la Iglesia y el Ejecutivo se eleva tras la exigencia de diversos organismos religiosos al Gobierno de López de revisar sus estrategias de seguridad… EN SU habitual conferencia de prensa en Palacio nacional, el presidente lamentó que sacerdotes quieran que su Administración modifique su plan contra la violencia afincada en la frase “abrazos, no balazos”. “¿Qué quieren los sacerdotes? ¿Qué resolvamos los problemas con violencia? ¿Por qué esa hipocresía? Eso no se debe permitir a nadie y mucho menos a un religioso, sea pastor de una Iglesia evangélica, o sea sacerdote”… HOY ES un buen día para SER FELIZ Y SONREIR… FELIZ FIN de semana.

 

Rolando Quevedo Lara
quevdo_r@yahoo.com.mx

TE PUEDE INTERESAR

INVERTIRÁ FIRMA ASIÁTICA

La empresa de Hong Kong, Man-Wah, anunció una inversión de 300 millones de dólares para …