Impacto evangelístico, la fuente inagotable

¿QUIÉN ES DIOS SEGÚN LA BIBLIA (Y CÓMO ES)?
La palabra Dios significa ser supremo o deidad. Los cristianos creemos que Dios creó todo lo que hay en el universo. Esto quiere decir que Dios ha existido siempre, no hay nadie más grande que él y todo ha sido creado por él. Dios es eterno, no tiene principio ni fin.

Dios es espíritu, no tiene cuerpo, ni ninguna de las limitaciones físicas de los seres humanos. Él puede estar en todos los lugares a la misma vez y tiene poder para hacer todo lo que desea. ¡No hay nada imposible para él! Dios es el único que conoce todas las cosas, es omnisciente. Él conoce hasta los pensamientos más profundos que podamos tener.

Principales características o atributos de Dios:
Omnipotente: Todo lo puede. No hay absolutamente nada ni nadie con más poder que él.

Omnipresente: Puede estar en todos los sitios a la misma vez.

Omnisciente: Conoce todo, hasta nuestros pensamientos más profundos. Su conocimiento no tiene la limitación del tiempo: Conoce todo el pasado, todo el presente y todo el futuro.

Todopoderoso: No hay nada que no pueda hacer.

Eterno: No tiene principio ni tendrá fin. Es infinito.

Santo: Es perfecto y no tiene culpa. De incomparable pureza y perfección.

Amor: Su naturaleza es amor y todo lo que hace proviene de su infinito amor.

Inmutable: Nunca cambia. Tal como ha sido, es y será.
Autosuficiente: No necesita nada, no le falta nada.
Justicia: Justo: todas sus acciones son rectas e imparciales, todo lo que hace es perfecto.

Misericordioso: Dios se compadece de todos y les ofrece su perdón, su amor y su ayuda.

Fiel: El cumple lo que promete, es digno de nuestra confianza.

Sabio: la fuente de toda la sabiduría, inteligencia y conocimiento.

Salvador: Redime, rescata y salva. No desea que nadie permanezca esclavizado por el pecado y ofrece su salvación.
Trascendente: Está mucho más allá de lo que podemos entender o imaginar. Es superior a todo.

Dios es uno solo, pero se manifiesta en tres formas. Hay un solo Dios, pero él ha escogido manifestarse en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Esto es lo que llamamos la Trinidad. La palabra trinidad significa tres en uno y esa es la realidad: Son tres manifestaciones de un solo Dios.

Cada una de las personas de la Trinidad tiene funciones específicas, pero en realidad todo lo que sucede es obra de Dios porque él es uno. La Trinidad es un misterio difícil de entender que señala hacia la inmensidad de Dios.

Jesús mismo dijo: “El Padre y yo somos uno” (Juan 10:30). De hecho, uno de los momentos en los que vemos con más claridad la manifestación de las tres personas de la Trinidad fue durante el bautismo de Jesús. El Espíritu Santo bajó en forma de paloma y se posó sobre Jesús mientras se oía la voz del Padre desde el cielo.

Tan pronto como Jesús fue bautizado, subió del agua. En ese momento se abrió el cielo, y él vio al Espíritu de Dios bajar como una paloma y posarse sobre él. Y una voz del cielo decía: “Este es mi hijo amado; estoy muy complacido con él”.
(Mateo 3:16-17)

Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra.
(Génesis 1:1)

Desde antes que nacieran los montes y que crearas la tierra y el mundo, desde los tiempos antiguos y hasta los tiempos postreros, tú eres Dios.
(Salmo 90:2)

Los cielos cuentan la gloria de Dios, el firmamento proclama la obra de sus manos.
(Salmo 19:1)

Yo seré un padre para ustedes, y ustedes serán mis hijos y mis hijas, dice el Señor Todopoderoso.
(2 Corintios 6:18)

Y nosotros hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama.
Dios es amor. El que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.
(1 Juan 4:16)

Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él.
(Juan 3:16-17)

¡Oh SEÑOR, tú eres mi Dios!
Te exaltaré; alabaré tu nombre,
porque has hecho maravillas.
Desde antaño tus designios son fieles
y verdaderos.
(Isaías 25:1)

Tan compasivo es el Señor con los que le temen como lo es un padre con sus hijos.
Él conoce nuestra condición; sabe que somos de barro.
(Salmo 103:13-14)

Y oí a cuanta criatura hay en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra y en el mar, a todos en la creación, que cantaban: “¡Al que está sentado en el trono y al Cordero, sean la alabanza y la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos!”
(Apocalipsis 5:13)

El uno proclamaba al otro diciendo: ¡Santo, santo, santo es el SEÑOR de los Ejércitos! ¡Toda la tierra está llena de su gloria!
(Isaías 6:3)

Dios es espíritu; y es necesario que los que le adoran, lo adoren en espíritu y en verdad.
(Juan 4:24)

Acercarse a Dios el Eterno Creador, es lo mejor que puedes hacer.
Él a nadie rechaza. Te espera con los brazos abiertos.

TE PUEDE INTERESAR

Hilvanando

En un mundo en constante movimiento, donde la moda se fusiona con la funcionalidad, la …