El entrevistado reiteró que ahora los criminales destazan a las reses en los ranchos para robarse la carne y facilitar su traslado.

Ganaderos del sur son golpeados por el abigeato

Eusebio Aguirre Sánchez, presidente de la Asociación Ganadera de Moloacán, mencionó que la mayoría no quiere denunciar por temor a represalias.

Destazar reses en los ranchos para robarse la carne y facilitar su traslado, es el modus operandis de los grupos delictivos dedicados al abigeato en el sur de Veracruz.

Y es que ahora ingresan a las parcelas y en la penumbra destazan a los animales para llevarse únicamente la carne y dejan la piel.

Por ello, ganaderos de la zona sur de Veracruz se han unido para exigir mayor seguridad en la región, tras sufrir una serie de robos en las últimas semanas. Los ranchos del municipio de Moloacán han sido especialmente afectados por el abigeato.

Eusebio Aguirre Sánchez, presidente de la Asociación Ganadera de Moloacán, explica que los delincuentes ya no solo arrean a los animales para robárselos, ahora han adoptado un método más cruel.

Lamentó que pese a lo grabe de la situación, la mayoría no quiere denunciar por temor a represalias y porque consideran que nada resarcirá las pérdidas económicas que representan estos robos.

“En Moloacán han habido varios robos de ganado y la gente no quiere denunciar porque temen a la represalia, pero yo los he convocado a que vayan al Ministerio Público a poner su denuncia para que las autoridades hagan su trabajado”, expuso.

Ante este panorama desalentador, los ganaderos hacen un llamado enérgico a las autoridades para que tomen medidas urgentes y refuercen la seguridad en estas zonas vulnerables. Pues además de este delito que los está afectando, se les suma la temporada de estiaje que también los impacta considerablemente.

En el año 2019 ganaderos del sur de Veracruz denunciaron que estaban siendo víctimas de robo de ganado, pero que los delincuentes mataban a los animales en los mismos ranchos y los aliñaban para llevarse al gano por partes y así fue más fácil cometer el ilícito.

Fue en la zona rural de Coatzacoalcos donde se comenzaron a presentar los primeros casos y fueron denunciados ante las autoridades. Ya que los ganaderos veían los intestinos, el hígado, el corazón del animal colgados en el alambre de púas.

COATZACOALCOS
ELIZABETH VIÑA

TE PUEDE INTERESAR

Más de 25 mil acapulqueños migraron a otros destinos turísticos del país por trabajo

El otro gran sector golpeado es el de las rentas vacacionales en decenas de condominios …