Las repercusiones del colapso de la corriente AMOC podrían ser catastróficas. Según el estudio, en algunas partes de Europa las temperaturas podrían descender hasta 30 °C a lo largo de un siglo, lo que daría lugar a un clima completamente distinto en el transcurso de una o dos décadas. Emiten alerta de La Niña mientras súper El Niño alcanza su máxima fuerza

Descubren científicos inestable cruce de corrientes en el Atlántico

 

El crítico sistema de corrientes del océano Atlántico está mostrando los primeros signos de colapso, lo que suscita advertencias de los expertos.

Un sistema crucial de corrientes oceánicas podría estar ya a punto del colapso, según un nuevo informe, con implicaciones alarmantes para el aumento del nivel del mar y el clima global, llevando a que las temperaturas caigan drásticamente en algunas regiones y aumenten en otras.

Los científicos hallaron una nueva forma de detectar una señal de advertencia temprana del colapso de estas corrientes mediante sistemas informáticos excepcionalmente complejos y costosos, según el estudio publicado ayer viernes en la revista académica Science Advances. Y a medida que el planeta se calienta, ya hay indicios de que va en esa dirección.

La circulación meridional del Atlántico (AMOC, por sus siglas en inglés), de la que forma parte la Corriente del Golfo, funciona como una gigantesca cinta transportadora mundial que lleva el agua caliente de los trópicos hacia el extremo norte del Atlántico, donde el agua se enfría, se vuelve más salada y se hunde en las profundidades del océano, antes de extenderse hacia el sur.

Las corrientes transportan calor y nutrientes a distintas zonas del planeta y desempeñan un papel vital en el mantenimiento de un clima relativamente templado en amplias zonas del hemisferio norte.

Desde hace décadas, los científicos han alertado sobre la estabilidad de la circulación a medida que el cambio climático calienta el océano y derrite el hielo, alterando el equilibrio de calor y sal que determina la fuerza de las corrientes.

Aunque muchos científicos creen que la AMOC se ralentizará con el cambio climático, e incluso podría detenerse, sigue habiendo una gran incertidumbre sobre cuándo y con qué rapidez podría ocurrir. La AMOC solo ha tenido un seguimiento continuo desde 2004.

Los científicos saben que, gracias a los núcleos de hielo y a los sedimentos oceánicos, la AMOC se detuvo hace más de 12.000 años como consecuencia del rápido deshielo de los glaciares.

Ahora se esfuerzan por averiguar si dicho fenómeno podría repetirse.

Según René van Westen, investigador marino y atmosférico de la Universidad de Utrecht, Países Bajos, y coautor del estudio, éste supone un “avance importante”.

Los científicos utilizaron una supercomputadora para ejecutar complejos modelos climáticos durante un período de tres meses, simulando un aumento gradual de agua dulce en la AMOC, que representaba el deshielo, así como las precipitaciones y la escorrentía fluvial, que pueden diluir la salinidad del océano y debilitar las corrientes.

Al aumentar lentamente el agua dulce en el modelo, vieron cómo la AMOC se debilitaba gradualmente hasta colapsar de forma abrupta.

Es la primera vez que se detecta un colapso utilizando estos complejos modelos, lo que representa “malas noticias para el sistema climático y la humanidad”, dice el informe.

ESTADOS UNIDOS

AGENCIAS

 

 

 

 

TE PUEDE INTERESAR

Detienen en Madrid a Eduardo Fernández, ex presidente de la CNBV

Agentes de la Policía Nacional asignados a Interpol España abordaron al exfuncionario cuando descendió de …