Agita el fantasma de una intervención militar rusa

Acorralado por las manifestaciones crecientes en Bielorrusia, Aleksandr Lukashenko ha apelado este sábado a Vladímir Putin. Tras afirmar durante semanas que Rusia estaba detrás de una supuesta conspiración para derrocarle, el líder bielorruso ha cambiado el juego y ha pedido ayuda al Kremlin.

Lukashenko, que asegura que las movilizaciones contra su régimen y el fraude electoral se espolean desde el exterior, ha recurrido al temor de Moscú a que estallen protestas en casa y ha asegurado que las movilizaciones son “una amenaza no solo para Bielorrusia” sino también para Rusia. Lukashenko, que ve su régimen colapsar, ha ido más lejos y ha agitado el fantasma de una hipotética intervención militar de Moscú al asegurar que ha hablado con Putin y este le ha garantizado que, en cuanto la pida, le brindará “asistencia integral para garantizar la seguridad” en caso de “amenazas militares externas”.

El mensaje del Kremlin no tenía ese tono. El escueto comunicado de Moscú, que ha aludido este sábado a “fuerzas destructivas” que intentan dañar la “cooperación” entre ambos países y no menciona a Lukashenko directamente, hace pensar a distintos analistas que Rusia está estudiando sus cartas y no descarta dejar caer a un hombre que durante años ha sido un aliado incómodo y se ha vuelto problemático; aunque todavía no ha hallado un reemplazo deseable.

El líder bielorruso, que tras unas elecciones con serias denuncias de fraude se aferra al poder que ha mantenido desde hace 26 años, ha insinuado además que puede movilizar al Ejército para aplacar las protestas contra la manipulación en los comicios y la brutalidad policial sobre los manifestantes pacíficos que, de nuevo este sábado, han inundado la mayoría de ciudades del país.

EL HOMENAJE
Decenas de miles de personas se han congregado en el centro de Minsk con flores y carteles contra Lukashenko para homenajear Aleksandr Taraykovsky, de 34 años, fallecido el lunes en los violentos choques entre los antidisturbios y los manifestantes. Las autoridades aseguran que el joven quiso lanzar un artefacto explosivo a la policía y que le estalló; testigos y un vídeo de la escena esa noche indican que pudo ser alcanzado por un disparo o una granada lanzada por las fuerzas de seguridad.

Minsk
Agencias

TE PUEDE INTERESAR

INVERTIRÁ FIRMA ASIÁTICA

La empresa de Hong Kong, Man-Wah, anunció una inversión de 300 millones de dólares para …