¿Qué son los probióticos y por qué debes consumirlos?

Cuando se habla de bacterias, se suele pensar en que son dañinas para el organismo; sin embargo, existen bacterias que si se consumen son benéficas para el cuerpo humano.

Así como hay bacterias malas que pueden provocar enfermedades severas, como la salmonella, existen otras bacterias consideradas buenas, como es el caso de los probióticos, que ayudan a mantener saludable el organismo.

Estas bacterias interactúan con el revestimiento intestinal para proteger al cuerpo de invasores dañinos. Ayudan a que el sistema inmunológico funcione correctamente, lo que significa una mejor capacidad tanto para combatir infecciones como para atenuar la inflamación crónica, dicen especialistas de Harvard.

Hay cientos de bacterias clasificadas como probióticos, pero la mayoría provienen de dos especies principales: Lactobacillus y Bifidobacterium, dentro de estas especies hay diversas cepas.

Consumir probióticos ayuda a aliviar los síntomas de afecciones relacionadas con el intestino, como la enfermedad inflamatoria intestinal y el síndrome del intestino irritable.

Existen dos formas de obtener probióticos: mediante alimentos fermentados y productos de venta libre. Los alimentos fermentados son la mejor opción para adquirir probióticos, ya que los suplementos y fórmulas de venta libre no siempre están sujetos a la supervisión necesaria.

Para gozar de los beneficios que aportan los probióticos, es recomendado agregar más alimentos fermentados a la dieta, ya que estos además de ser una fuente de probióticos, contienen otros elementos benignos para la salud humana.

YOGURT

No todos los yogures aportan probióticos. Para asegurarse de que un producto contiene probióticos, los especialistas indican que hay que buscar las palabras “culturas vivas y activas” en la etiqueta. Además, es recomendado optar por marcas simples y sin sabor, ya que contienen menos azúcar por porción que la mayoría de los yogures saborizados y a base de frutas.

KIMCHI

El kimchi es un plato de repollo fermentado rojizo y picante que se puede encontrar en frascos en la mayoría de las tiendas de comestibles o mercados asiáticos.

PEPINILLOS

Los pepinillos se fermentan en agua con sal durante varios días, por lo que se consideran una buena fuente de bacterias probióticas. Los expertos de Harvard recomiendan elegir aquellos pepinillos que contengan sal marina en lugar de vinagre, ya que el vinagre detiene el crecimiento de bacterias buenas.

MISO

La pasta es un alimento básico en la cocina japonesa, especialmente en la sopa. Está hecho de soya fermentada con arroz integral y tiene un sabor fuerte y salado.

KOMBUCHA

Esta bebida ácida de té fermentado se encuentra en muchos supermercados y tiendas de alimentos especializados. Algunas marcas tienen azúcar agregada, así que es recomendado revisar la etiqueta antes de comprar el producto.

Este batido es una forma rápida y fácil de obtener probióticos. Se trata de una receta ideal para un desayuno, un refrigerio o una bebida después del entrenamiento.

Para esta receta se necesita:

• 1 taza de yogur natural sin grasa

• 1/4 taza de jugo de naranja

• 1/2 plátano cortado en trozos

• 1/2 taza de arándanos frescos o congelados

• 1/2 taza de hielo

Una vez que se tengan todos los ingredientes, se deben mezclar en una licuadora, o procesador de alimentos hasta que el batido tenga una consistencia suave.

AGENCIAS/MÉXICO

TE PUEDE INTERESAR

Un inversor ganó más de un millón de dólares gracias a Twitter y ahora afronta cargos criminales

Desde 2019, el individuo promocionó las acciones de más de 60 empresas en su cuenta …