Para Malasia, Veracruz es un nicho de oportunidad comercial

Para Malasia, Veracruz representa un gran nicho de oportunidad comercial que podría concretarse gracias al desarrollo portuario y al proyecto del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec que generará esta conexión entre el Golfo y el Pacífico, así como una mayor dinámica en materia de inversión, señaló María Amelia Vélez Cuéllar, miembro del Servicio Exterior Mexicano.

En la ponencia virtual, Vélez Cuellar dijo que la entidad veracruzana tiene amplias posibilidades de inversión en cuanto a energías renovables limpias y paneles solares se refiere, y a través de productos como el café o el limón persa.

Comentó que para México, esta nación multiétnica y multicultural conformada por 32 millones de habitantes y con una monarquía constitucional donde el rey tiene un gran peso político, es un socio comercial muy importante, el séptimo a nivel mundial, el primero en el sudeste Asiático y el cuarto en Asia-Pacífico.

En tanto, México para Malasia significa su socio número 22, pero ellos hacen un gran esfuerzo porque haya más comercio entre ambos países.

“Con Malasia compartimos mucho comercio en términos de semiconductores, formamos parte de las cadenas productivas a nivel mundial, y somos un engrane para nuestras regiones”.

Indicó que Malasia es el trigésimo inversionista en México a nivel mundial, y el octavo de los países de Asia-Pacífico y Oceanía. La mayoría de sus inversiones se concentran en la industria manufacturera; el 21 por ciento en alimentos y bebidas y el 14 por ciento en comercio.

Entre 1999-2021 la inversión extranjera directa (IED) fue de 538.9 millones de dólares, y se tiene registro de 39 empresas que presentaron flujos de inversión extranjera en México, provenientes de Malasia.

Algunas de las compañías malasias en México son precisamente del sector energético. Por ejemplo, Petronas y Sapura Energy han invertido más de 62 millones de dólares en Veracruz, justo en la cuestión de hidrocarburos.

También, otras empresas de gabinetes de metal, suplementos alimenticios, leche en polvo y condensada, artículos de higiene y consumo, papelería, y aires acondicionados.

Sobre inversiones de México en Malasia no se tienen empresas registradas con una IED, dijo, porque siempre se concentran en el vecino del norte.

Hay un fuerte posicionamiento de productos mexicanos en Malasia como: harina de maíz, tortillas, alimentos procesados, enlatados y embotellados. En algunos supermercados se puede disfrutar de refrescos, tequila y mezcal.

De los sectores con gran oportunidad de negocios en Malasia están: el automotriz y autopartes, aeroespacial, componentes eléctricos y electrónicos, comercio digital, aparatos médicos, y energético.

Este último no sólo se basa en la cuestión de hidrocarburos, pues también desean explorar otro tipo de energía. Por ese motivo, consideró que Veracruz es un potencial económico para ese país. “Ojalá Malasia llegue a concretar pláticas con su estado”.

Entre otros aspectos, expuso que el país asiático ha pasado de ser una economía impulsada por la agricultura y los productos básicos, a una un poco más manufacturera.

Si bien sus productos fuertes son: el petróleo, aceite de palma, industria ligera y los servicios financieros, ahora importa muchos productos agroalimentarios.

Su atención se centra en la parte agroalimentaria de Occidente, particularmente en los productos enlatados o procesados.

De igual manera, las franquicias de restaurantes tienen una presencia muy fuerte en los centros comerciales de Malasia.

Entre los cinco productos que requieren importarse a ese país resaltan: los lácteos, producto innovador que no forma parte de su cultura; la carne congelada; frutos secos; vegetales congelados; y fruta deshidratada.

Dentro del tema de oportunidades para productos mexicanos, María Amelia Vélez dio a conocer que la Embajada de México en Malasia ha trabajado durante muchos años el tema de la liberalización.

Para ello se requiere de la autorización del Departamento de Agricultura de Malasia, el cual hace un análisis de riesgo de plaga.

Actualmente los productos liberados para su exportación de México a Malasia son: algodón, garbanzo, yute, agave lechuguilla, tabaco, café liberiano, café robusta, café arábica, semilla de chía y ajonjolí.

Muchos de ellos también se producen en Veracruz, por lo que hay una gran llave para iniciar su exportación. El aguacate, frambuesa, uva de mesa y pimiento morrón, están a punto de liberalizarse, quizá a finales del presente año.

Es decir, tiene amplias posibilidades de ofrecer productos agroalimentarios frescos y procesados de excelente calidad. De hecho, el limón persa y el café son de los productos ya liberados e iniciales que podrían empezar a exportarse a Malasia.

 

COATZACOALCOS
CLAUDIA PERALTA VÁZQUEZ

TE PUEDE INTERESAR

Ebrio sujeto se metió al mar y causó movilización

Un sujeto en aparente estado etílico, fue rescatado vivo de las aguas del Golfo de …