Agencias/Liberal Las videollamadas asistidas se realizan por un plataforma digital.

Llega para quedarse convivencia por video

Las convivencias asistidas entre padres divorciados y sus hijos a través de videollamadas llegaron para quedarse, aun cuando se retome la “nueva normalidad” tras la contingencia sanitaria por el Covid-19.

En entrevista, la directora del Centro de Convivencia Asistida del Tribunal Superior de Justicia de la CDMX, Mariana Ortiz, reveló que este modelo será permanente e incorporado como uno de los esquemas para los encuentros entre los progenitores y los menores de edad.

“El presidente (del TSJ), Rafael Guerra, junto con el Consejo (de la Judicatura) ha determinado que, una vez que concluya la pandemia, esta forma de llevar a cabo la convivencia, a través de las videollamadas, quedará de manera permanente”, comentó.

Desde mayo, que comenzaron con este modelo, a la fecha, suman 89 solicitudes de videollamadas, de las cuales ya se realizaron 71.

ESQUEMA DEBE CONTINUAR
Cristal González, abogada postulante y redactora del Código Nacional de Procedimientos Penales, consideró que el esquema debe continuar una vez que se levante el aislamiento sanitario, pues ayuda a ahorrar en pasajes y tiempos de traslado para que un menor pueda ver a su padre o madre.

La directora del Centro explicó que, en promedio, cada encuentro dura 40 minutos y siempre está presente un psicólogo, conectado desde su domicilio con equipo del TSJ.

Para acceder a este modelo de encuentros, los padres o madres debe hacer su solicitud, que puede ser desde el portal del Poder Judicial de la CDMX.

“Muchos de los cuestionamientos eran qué pasa con aquellas familias que tienen un alto impacto en el conflicto (…) sin embargo consideramos que no podíamos excluir absolutamente a nadie. La única condición es que ambas partes estuvieran de acuerdo”, detalló la directora del Centro.

Tras recibir la solicitud, la parte que ostenta la custodia del menor de edad es notificada y si no da una respuesta en tres o cuatro días los buscan para explicarles en qué consiste.

Ortiz recordó que han tenido algunos casos en los que el custodio interpone diversos pretextos, como no tener computadora o celular, para rehusar la videollamada y, en esos casos, pueden recurrir al Juez Familiar para que por mandato se dé el encuentro.

BUSCAN SEA UN ENCUENTRO POSITIVO
La abogada González consideró que ese es uno de los aspectos a mejorar en caso de que el modelo se implemente como permanente.

“Cuando hay una convivencia de esta índole es porque hay un conflicto entre los padres. (El común acuerdo) se debe quitar porque muchas veces, por venganza, uno de los padres niega ese derecho”, apuntó.

El trámite, desde que se hace la solicitud, dura en promedio ocho días, pues en ocasiones a los padres les toma tiempo enviar una carta compromiso aceptando el encuentro, señaló Ortiz.

La directora destacó que desde que comenzaron a trabajar en la alternativa buscaron desburocratizar el procedimiento, e incluso dan por hecho que la convivencia ya cuenta con el aval del Juez Familiar.

“Las madres y los padres se esfuerzan, hacen todo lo posible para que ese encuentro sea un encuentro positivo”, resaltó Ortiz.

México
Pedro Terán/Reforma

TE PUEDE INTERESAR

Hay que destacar la captura de 6 jefes criminales en Tijuana tras ola de violencia: AMLO

El presidente Andrés Manuel López Obrador informó que se detuvo entre los límites de Los Mochis y Culiacán, …