Tenían toda una vida en el municipio guerrerense.

Llega familia huyendo de Acapulco; piden ayuda

Doña Zulema Ramos llegó con su hija Litzy Samantha y sus tres nietos desde el estado de Guerrero, porque huyó de toda la precariedad que padecía su familia porque perdieron todo con el huracán Otis.

La Señora Samanta llevaba más de 25 años como residente del municipio de Acapulco, allá tenía su vida, sus hijos allá nacieron, sus nietos, toda su vida estaba allá hasta que Otis les arrebató todo en una noche.

Allá se mantuvieron unos días, vivieron bajo de un techo pasaron lluvia, calor, mosquitos, hambre, enfermedades, hasta que no soportaron más.

Los niños son Matías, el mayor de 7 años de edad; Melody, la pequeñita de apenas 3 años de edad y Michael, un bebé de 6 meses de nacido.

Aunque sabían que llegaría un huracán, nunca pensaron que sería de la intensidad con la que impactó a la ciudad, los techos se destrozaron, las láminas volaban, los árboles y letreros eran arrancados.

Entre toda la familia decidió huir de Acapulco, de la falta de agua potable, de energía eléctrica, de la falta de comida, y para ellos tuvieron que pedir aventones, ayuda y viajar en camión hasta que llegaron a Coatzacoalcos.

Aquí la señora Zulema llegó a casa de sus papás, de la tercera edad, discapacitados y con una vivienda de lámina de la colonia Lomas de Barrillas.

Es por ello, que la señora, así como su hija piden la ayuda a la población, para que les puedan donar despensa, ropa para los niños, alimentos, medicinas para diabéticos como insulina y losartán, y un par de juguetes para los niños quienes están inquietos porque no tienen sus muñecos.

“Me vine a refugiar con mi mamá porque perdimos todo, en Acapulco no hay víveres, no hay agua, sufríamos porque no hay agua ni para lavar e íbamos a los arroyos, pedimos apoyo como ropa, leche para el niño. Mis papás son de la tercera edad y no cuentan con nada, mi papá es discapacitado, perdí todo, no teníamos donde dormir, porque vivíamos en la calle y ahí dormíamos también”, expresó.

Matías pide apoyo para su abuelita, que les regalen medicinas y para sus hermanitos pide ropa y juguetes, aunque a él no le regalen nada.

Y es que el menor de edad está muy impactado por todas las láminas y casas que volaron, y como quedaron ellos mismos atrapados entre un enorme árbol y el techo de su vivienda.

Litzy, mamá de los menores es una jovencita de 22 años que también perdió toda su herramienta para trabajar con las uñas y las pestañas postizas, por lo que pidió apoyo para recuperar su empleo.

A DETALLE

Toda la ayuda que puedan donar a esta familia la recibirán en la calle Mecayapan 115 frente al panteón de Lomas de Barrillas, entrando por la vulcanizadora.

COATZACOALCOS
SENDIC AGUIRRE

TE PUEDE INTERESAR

Asaltantes no se conformaron con robarle a una mujer; le dieron una g0lpiz@ 

Tremenda golpiza recibió una mujer a manos de asaltantes en el populoso Playón Sur de …