Karen Chagala Cruz, de 29 años, ingresó a la corporación desde hace 5 años.

Karen y Tomasa, jamás imaginaron que serían policías

La disciplina y ganas de servir a la ciudadanía las llevó a ser parte de las 125 mujeres de la corporación Municipal.

Karen y Tomasa, oficiales de la Policía Municipal de Coatzacoalcos, jamás se imaginaron que algún día aprenderían a usar armas y ser parte de las 125 mujeres de la corporación.

Las dos son madres solteras y en la Policía Municipal, están a cargo de resguardar la seguridad de los ciudadanos, patrullar las colonias y también de las acciones de proximidad.
Ninguna de las dos cambiaría su oficio.
En el día internacional de la mujer estas son las dos historias de hoy.

SU PRIMER TRABAJO
Con una disciplina y seguridad que aprendió en la corporación, Karen Chagala Cruz, de 29 años, es policía desde hace 5 años.
Llegó por necesidad a la dependencia, ya que tenía que mantener a su pequeño hijo de 7 años. Y así, ser Policía se convirtió en su primer empleo.

Fue algo nuevo en su vida, una vez dentro de las filas de la Policía, se dio cuenta que se necesita tener vocación porque no es para cualquier persona.

“Eso lo aprendí, la prevención y cuidar a la ciudadanía, me gusta, me sigo capacitando”, destacó.
En sus 5 años de gendarme, no le ha tocado un evento violento, no obstante, está preparada para enfrentar situaciones complicadas.

“Cada día es un nuevo reto, estamos capacitadas para el uso de armas al igual que los hombres, cada vez hay más mujeres policías”, apuntó la también licenciada en Criminalista.

Sabe que su trabajo requiere tiempo y dedicación, pero también es un riesgo: sale de casa, sin embargo, no sabe si regresará para ver a los suyos.

De las mejores cosas, es cuando está de descanso, las tareas de su centro laboral se quedan ahí y en casa se convierte en la madre amorosa para su hijo y su familia.

“Una vez que salgo del trabajo dejo todos los problemas ahí y no me los llevo a casa, soy una mamá entregada a mi hijo, soy mamá y papá, juego con él y le enseñó muchas cosas”, explicó.
Los padres de Karen se encargan de su hijo cuando ella está en el trabajo, sabe que hay fechas especiales en las que no podrá estar.

LLEGÓ POR ACCIDENTE
Tomasa Martínez Ventura, es Policía Municipal desde hace 4 años.
No tenía trabajo, un día leyó la convocatoria en la que solicitaban elementos, se arriesgó y se quedó.
“Fue por casualidad estaba con mis hijos en el parque, vi que estaba pegada la convocatoria, me acerqué, pregunté y dije por qué no hacer algo diferente, sabía a lo que iba”, recordó.

Ella había trabajado en farmacia atendiendo a los clientes. Por ello su vida dio un giro de 360 grados.
En su paso por la corporación no ha estado en riesgo por algún hecho violento, sabe defenderse y usar armas.
Tiene 37 años y es madre soltera de dos menores de 16 y 10 años. Se divide en dos para darles lo mejor.

“Soy papá y mamá a la vez, en casa atiendo a mis hijos, les ayudo con la tarea, los fines de semana tengo más tiempo para ellos, es difícil pero no es imposible”, afirmó.

Sus hijos están orgullosos de Tomasa, aunque también sabe que es riesgoso ser Policía.
“Me apoyan, les platico de lo que hago y lo entienden”, sostuvo.
Finalmente, destacó que sus compañeros policías las apoyan y respetan en las actividades de la dependencia Municipal.

COATZACOALCOS
IRMA SANTANDER

TE PUEDE INTERESAR

Rocío Nahle nombra a Claudia Tello como secretaria de Educación

Cuenta con una gran trayectoria en el magisterio veracruzano, además de experiencia como legisladora. Claudia …