Agencias/LIBERAL Hace unos días el presidente Bolsonaro aseguró que los incendios eran una "mentira", a pesar de los datos estatales.

Incrementan los incendios en la Amazonía brasileña

La deforestación en la Amazonía brasileña ha alcanzado su nivel más alto en una década y los expertos temen ahora que podría ser aún mayor este año.
Según el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales, entre agosto de 2019 y julio de 2020, se deforestaron casi 9.205 kilómetros cuadrados. Esto es un aumento del 34 %.
La temporada de incendios ha visto un incremento del 17 % en el número de incendios en los primeros 10 días del mes de agosto, según datos gubernamentales analizados por Greenpeace. Y eso que la temporada 2019 ya batió récords.
Hace un año, el llamado “Día del Fuego”, convocado por granjeros para quemar partes de la selva y relajar la protección ambiental de la Amazonía provocó violentos incendios forestales atrayendo la atención del mundo hacia el problema.
Bajo la presión de los activistas ecológicos internacionales, Bolsonaro trató de implementar las medidas para detener los incendios. Por ejemplo, en julio el gobierno brasileño introdujo una prohibición de 120 días de incendios en la región amazónica.
Las medidas no han demostrado ser efectivas hasta ahora, mientras que el líder de Brasil califica de inexactos los datos relativos al creciente número de incendios en el Amazonas.
Los datos recabados por el Servicio para la Vigilancia de la Atmósfera de Copernicus muestran una importante actividad de incendios en América del Sur, principalmente en Brasil. Tanto en número de focos como en las emisiones de aerosol.

ADOPTA UN PARQUE
Esta semana, el gobierno lanzará el programa “Adopta un parque” que permitirá que fondos de inversión y entidades privadas patrocinen la preservación de terrenos por un precio de 10 euros por hectárea. El 15 % de la selva tropical, equivalente a unos 155 millones de acres, ya está dividido en 132 áreas de conservación donde está prohibida la explotación comercial, pero el Gobierno no puede permitirse monitorearlas adecuadamente.
El Ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, llamó específicamente a los grandes bancos de Brasil: “Es un cambio completo y una oportunidad para Bradesco, Itaú, Santander y los fondos internacionales que fueron críticos para adoptar estas áreas en la Amazonía”.

Novo Progresso
Agencias

TE PUEDE INTERESAR

Presunto líder de organización criminal en Nuevo León es detenido

Un presunto líder de una organización criminal fue detenido en el municipio de General Terán, …