Elizabeth Aviña/LIBERAL Expresa que es un oficio bondadoso, es como todo, si lo manejas y manipulas bien.

Impulso a pala y cemento

Cuatro jóvenes de Coatzacoalcos lograron concluir sus estudios universitarios gracias a su padre que desde hace 38 años ejerce como albañil.

Carlos Barrios González de 55 años, dice que la clave fue su relación familiar y que sus hijos entendieron que, para salir adelante, tenían que ayudarse entre todos.

Son dos contadores, un ingeniero industrial y uno petrolero, los que impulsados con la pala y el cemento con las que labora su papá, hoy se suman al sector productivo de esta gran ciudad.

Pero, Don Carlos relató que lo anterior se logró gracias a que sus vástagos construyeron junto a él, es decir, también desempeñaron el oficio de albañilería.

-¿Es noble la albañilería?-

“Es noble, pero sobre todo se trata de entender que se debe salir adelante. Tengo cuatro hijos que estudiaron gracias a esto, ellos participaban conmigo, uno se hizo ingeniero trabajando conmigo, pero él entendió y yo entendí que había que ayudarnos. Es un oficio bondadoso, es como todo, si lo manejas y manipulas bien”.

Carlos recuerda que comenzó como albañil a los 17 años, mismos en los que las ganas de trabajar estuvieron por encima del estudio, sobre todo porque en aquellos años el boom petrolero trajo grandes proyectos al sur de Veracruz, que, dieron empleo a decenas de personas.

-¿Cómo comenzó en esto?-

“Por la necesidad, había mucha chamba y era más fácil acomodarse en la construcción que estudiar, nos fuimos acomodando de acuerdo a la situación de la familia.

“Es que las familias anteriores eran muy grandes, nosotros éramos 9, había que aportar y desenvolverse, yo soy el de en medio. Yo tengo oficio de aire acondicionado, electricidad, pero era más difícil de conseguir trabajo y donde más había trabajo era en la construcción”.

-¿Pero hay mucha competencia?-

“Cuando me hice maestro de obra pues ya agarré más chambita, más que nada, que le guste a uno, y después viene el aprendizaje, con la experiencia que uno va agarrando ya va agarrando chambita por cuenta propia”.

-¿Y sí deja o es mal pagado?-

“Las cosas han cambiado porque remuneró más que otros oficios, pero pues por la situación económica no nos rinde mucho por la situación del país y los pagos”.

Don Carlos consideró que es la situación que vive el país la que demerita el trabajo, pero dijo que no es mal pagado pues por lo menos llegan a tener ingresos de hasta 2 mil 500 pesos a la semana. “entonces esa es la cuestión, que no alcanza por el costo de las cosas, no porque nos paguen mal”.

Coatzacoalcos
Elizabeth Aviña

TE PUEDE INTERESAR

Residuos de unicel siguen impactando en el ambiente

Los residuos de unicel que se acumularon en Coatzacoalcos durante la pandemia siguen sin poder …