AGENCIA/CDMX La virtual presidenta electa ha dicho que se va a bajar el déficit a 3.5% del PIB, lo que el organismo estima debe ser un recorte de 516 mil 100 mdp.

Gobierno entrante recortaría 516 mil mdp al gasto público

México Evalúa indicó que los recortes al gasto son viables, aunque estos significan un impacto en los servicios que puede recibir la población.

MÉXICO

AGENCIAS

El gobierno de Claudia Sheinbaum, que tomará posesión en octubre próximo, deberá hacer un recorte de poco más de medio billón de pesos para lograr reducir el déficit público a uno más manejable, de acuerdo con los cálculos de la organización México Evalúa.

Para este año, los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP) —el endeudamiento contratado— se estima en 5.9% del Producto Interno Bruto (PIB), una tasa que casi dobla lo recomendado, que se considera como manejable.

En tanto, para el siguiente año, la virtual presidenta electa ha dicho que se va a bajar el déficit a 3.5% del PIB, lo que México Evalúa estima debe ser un recorte de 516 mil 100 millones de pesos en el gasto público.

“Supongamos que los ingresos públicos aumentan, como anticipa Hacienda. Estimamos que el gasto neto del sector público tendría que recortarse en 5.5% o 516 mil 100 millones de pesos frente al aprobado en el 2024, lo que equivale a cortar de tajo todo el presupuesto de la Secretaría del Bienestar. Si nos referimos al gasto programable (aquel que el Gobierno tiene mayor control de modificar) el recorte tendría que ser de 7% o 471 mil 600 millones, similar al presupuesto de la SEP”, dijo la organización.

Lo anterior se daría ante una narrativa en donde la futura Presidenta de México también se ha negado a la implementación de una reforma fiscal, la cual ayude a aumentar los ingresos públicos y a afrontar las presiones de gasto, así como el aumento en las necesidades de rubros como educación, salud, seguridad, entre otros.

México Evalúa indicó que los recortes al gasto son viables, y un ejemplo reciente fueron los realizados del 2016 al 2017, cuando en el gobierno del priísta Enrique Peña Nieto se realizó un recorte de 8.6 por ciento.

Sin embargo, los recortes al gasto significan un impacto en los servicios que puede recibir la población y, por ende, su bienestar.

“De 2016 a 2017 cuando se aplicaron las medidas de austeridad, los principales conceptos sacrificados fueron la inversión y los subsidios. El primer concepto fue recortado en 26% de un año a otro. Los subsidios y transferencias sufrieron una disminución de 12%. Los salarios de los funcionarios prácticamente no cayeron, pues en realidad es muy difícil reducir las prestaciones laborales”, detalló la organización.

TE PUEDE INTERESAR

Movilidad intrarregional expande horizontes científicos: Estudiantes

El Programa de Movilidad Intrarregional que impulsa la Universidad Veracruzana (UV) expande los horizontes científicos …