“Fábulas Vegetales”, un mural de 200 horas de arte, que se esfumó en una madrugada

Xalapa amaneció con un mural menos, y el que desapareció en una noche, fue el mural emblemático ubicado en el viaducto del Centro Histórico, “Fábulas Vegetales”, creación de los artistas plásticos Lucía Prudencio Núñez y Carlos Daniel Berman Loya.

Hace 8 años, después de ganar una convocatoria del Ayuntamiento, Lucía y Daniel dedicaron por dos meses, más de doscientas horas a este proyecto, el cual se desvaneció en una noche sin previo aviso.
Crónica de Xalapa, habló en exclusiva con los artistas para conocer su sentir al respecto.

WhatsApp Image 2020-08-20 at 13.07.23-4

Foto: Cortesía

“Fábulas Vegetales” fue una intervención pictórica que se hizo en el centro de Xalapa; el Ayuntamiento nos dio líneas temáticas y nosotros elegimos la flora de la zona.

El presupuesto era mínimo considerando que la ejecución de la obra tenia varias particularidades, era un trabajo nocturno, en una época con bastante frio, por lo que la propuesta tuvo que ser práctica, por ello se eligió que fuera monocromática, imágenes mas esquemáticas, más graficas para poder resolverla en el tiempo que se requería, dice Lucía.

Ellos saben que este tipo de obras tiene temporalidad, y Lucía menciona que para ellos el tema no fue sí fue removido o no, sino el tema es cómo fue removido: “Nos enteramos por los medios de comunicación, pensamos que como mera atención al artista pudieron habernos notificado, y no sólo ser borrado por las autoridades en medio de la noche”

Daniel agrega que el mural estaba en condiciones muy difíciles de mantenimiento, un trabajo abandonado que tenía tiempo en el olvido.

“Lo vimos como fue deteriorándose poco a poco, creo que hubo poca voluntad para conservarlo” dice Daniel.

“Si ésta acción nos lleva a reinventar políticas culturales, habrá valido la pena”

En dos administraciones (la actual y la anterior), buscaron apoyo del municipio para el mantenimiento del mural, sin obtener respuestas favorables: “Pero el arte nunca es prioridad, y eso nos lleva a hablar de un tema mucho más importante que tiene que ver con las políticas culturales, creo que eso es lo más valioso de esto que sucedió; si esta acción nos lleva a reinventar políticas culturales, habrá valido la pena” indica Lucía.

Para Prudencio Núñez y Berman Loya, este es un problema de esta región y de México en general.
Consideran que no hay un análisis serio del valor que tiene la cultura para ser creada y además de lo que hace la cultura en la economía. “El acto de haber borrado ese trabajo de esa manera, es una muestra” señalan.

Esas paredes , un registro de manifestaciones sociales

Por años, las paredes de ese espacio, sirvieron de muro de los lamentos para que la sociedad xalapeña manifestara su inconformidad social.

Las paredes, han sido por generaciones el lienzo perfecto para todo tipo de protestas sociales. Lucía y Daniel estaban conscientes de ello desde su creación.

“Los rayones no están a discusión, estábamos conscientes y a favor de esas protestas”.

Este mural , en estos 8 años desde su creación, tenía una suma ya de manifestaciones e sociales, que pintaban un panorama bastante claro y fuerte de cómo nos sentimos los xalapeños ante la posición del poder sobre la vida: la vida en las plantas, la vida en las mujeres, la vida en los humanos en general y esas paredes eran un registro muy importante de una manifestación social fuerte, asegura Lucía.

“Toda esta indiferencia, o quizá falta de conocimiento de las personas que tomaron la decisión de hacerlo de esta manera pues nos recuerda lo en pañales que están las políticas culturales en esta ciudad”, indican Lucía y Daniel.

¿Muro colectivo?

Desde ayer por la mañana que las paredes del viaducto amanecieron como un par de lienzos blancos, invitando a la sociedad a correr ahí a pintarlas, se inició en redes sociales la discusión de las posibilidades para un nuevo mural, e incluso algunas voces sugieren convertirlo en un muro colectivo donde artistas y sociedad en general, plasmen sus manifestaciones sociales.

Lucía y Daniel, comentan al respecto:

“Ese espacio, no es un lugar sencillo para hacer intervenciones, económicamente es inviable. Si no hay políticas culturales menos hay dinero para cultura”, comentan.

WhatsApp Image 2020-08-20 at 13.07.23-5

Foto: Cortesía

“Esa posibilidad suena muy bonita, con buenas intenciones, suena bien democratizar los espacios, pero la realidad es que intervenir ese sitio no sería nada práctico, es un sitio demasiado transitado y lo vemos poco inviable”, finalizan Lucía y Daniel.

Y es que hay que recordar que en 2012, cuando realizaron ésta obra, además de que el pago que recibieron fue simbólico, ya que no correspondía a la dimensión del trabajo, pero que ellos vieron más como una oportunidad de desarrollo a su carrera, y un gran reto, el trabajo no fue algo sencillo ya que al ser un punto clave del tránsito de la ciudad, sólo se podía trabajar en las madrugadas, dedicándole por dos meses casi todas sus noches, de once de la noche a tres de la mañana, con el clima frío de la capital.

Al momento de publicar esta entrevista, las autoridades del Ayuntamiento de Xalapa, no han emitido comunicación alguna a la sociedad xalapeña respecto a cómo se tomó ésta decisión o qué planes hay para ese espacio.

El director de gobernación del Ayuntamiento, Juan Vergel Pacheco, declaró que el viaducto requería ese “mantenimiento” debido a los daños que tenía: “Lo ocuparon como un espacio de expresión política y de inconformidad, se requería hacer ese mantenimiento, correspondía entre el gobierno estatal y municipal”, dijo.

TE PUEDE INTERESAR

Adrián Pulido: viejo lobo del triatlón

El director de WolfMx y primer lugar del Ranking Nacional de Duatlón 2021, trasciende como …