EL PODER DE DIOS

Declaremos lo que Dios ha hecho por nosotros… Contemos de sus maravillas y su gran poder.
“Que alaben al SEÑOR por su gran amor y por las obras maravillosas que ha hecho a favor de ellos”.
Salmo 107:8
Salmo 106-108
Este salmo habla de cuatro tipos diferentes de individuos en angustia. Y como Dios los rescata:
Errantes (107:4-9)
Prisioneros (107:10-16)
En insensatez (107:17-20)
Sacudidos por la tempestad (107:23-30).

No importa cuán extrema sea nuestra calamidad, Dios puede irrumpir en ella para ayudarnos.
Él es amoroso y bueno con los acongojados.
“¿Los ha rescatado el SEÑOR? ¡Entonces, hablen con libertad!” Dios ha hecho mucho por nosotros y tenemos mucho que agradecerle. Quiere que proclamemos a todo el mundo lo que Él ha hecho.
Estos versículos no son tanto un mandato para testificar, sino una declaración de que quien vive verdaderamente en la presencia de Dios no retendrá para sí su experiencia gloriosa ¿Qué ha hecho Dios por ti? ¿Hay alguien a quien se lo puedas contar?
Los perdidos, hambrientos, sedientos, exhaustos, esos errantes que representan a los israelitas del exilio. Pero también simbolizan a cualquiera que no ha encontrado la satisfacción que proviene de conocer a Dios. Cualquiera al reconocer que está perdido, puede recibir el ofrecimiento de Jesús y satisfacer sus necesidades. Jesús es el camino, el pan de Dios que descendió del cielo, el agua viva y Él que nos da descanso ¿Has recibido todo esto? Pues eso debemos de compartir a quienes nos rodean.
Quienes no han sufrido de verdad, quizá no aprecien a Dios tanto como los que han madurado debido a los tiempos difíciles.
Los que han visto obrar a Dios en momentos de angustia tienen una visión mucho más profunda de Su amorosa bondad.
Si has experimentado grandes pruebas, cuentas con un gran potencial para ofrecer grandes alabanzas a Dios y un testimonio vivo al mundo de lo que Dios hace por quienes le aman.
No dejes de anunciar sus bondades para que a través de tu anuncio los que hoy padecen sean confortados y sepan que Dios siga haciendo prodigios y sanidades que su amor es para siempre y que ÉL es el mismo de ayer hoy y por los siglos.

Nos leemos el próximo domingo si Dios nos presta vida.
¡Bendiciones abundantes!
Con amor pastora Lupita Ruiz Sibaja.
Iglesia Tabernáculo de Dios.
En estos tiempos difíciles donde debemos congregarnos personalmente con todas las medidas sanitarias adecuadas, te invito a que nos acompañes en 2° Callejón de la báscula No. 10, colonia Esfuerzo de los Hermanos del Trabajo todos los domingos a las 11 am.

Busca a Dios con humildad de corazón.
Dios está donde su nombre es invocado.
Página de Facebook: Lupita Sibaja
Consejería al Cel. 921-239-11-22.
Bendiciones abundantes.

TE PUEDE INTERESAR

95 AÑOS DE AUTONOMÍA UNIVERSITARIA

El 10 de julio de 1929 se expidió la Ley Orgánica que concedió por vez …