El Lobox porteño

La superación en la vida depende de uno mismo, cuando las ganas, el esfuerzo hacen una combinación mágica para lograr metas en la vida, este el caso de Manuel Alberto Cisneros de los Santos, quien a pesar de nacer con una discapacidad de espalda bífida y pie esquino donde vivió una niñez difícil nunca se vio con limitantes físicas para estar donde el deporte lo ha puesto el día de hoy.

Este Campeón ha superado los malos momentos en su vida, logrando para campeonatos nacionales y estatales de Jiu-jitsu brasileño, además de ser un símbolo de superación personal.

Lobox, como es conocido en su disciplina deportiva, abrió a LIBERAL DEL SUR las puertas de su casa, ubicada en la colonia Ejidal, de Villa Allende; ya esperaba en el corredor de su casa, con una amigable sonrisa y además con su traje de combate, su tatami y medallas listas.

SU INFANCIA

Manuel contó sobre su infancia y los momentos difíciles que tuvo que pasar, por el hecho de ser una persona con una discapacidad y ante la falta de recursos económicos dentro de su familia y trabajar desde muy joven para apoyarla, es un relato que cautiva.

“Desde chico mis padres y mi familia me trataron como cualquier niño, me enseñaron que era igual al resto de los chicos, me gustaba salir a jugar, jugaba futbol, tuve que aprender a jugar con las manos y es un hecho que me gusta recordarlo, porque no todos saben que a pesar de trabajar a los 8 años criando animales en un rancho y ver mi mamá preocupada para ver qué nos iba a dar de comer ese día, es parte de mi infancia que recuerdo con mucho sentimiento y amor hacía mi familia”.

Lobox estuvo rodeado de retos cada día, desde ir a la escuela todos los días, llegar con el uniforme limpio y ser aplicado, hasta subir y bajar la empinada loma que lo conducía hacía su casa.

“Era un reto transportarme a la escuela, en esa entonces no tenía silla de ruedas y vivía en una loma en la que tenía que arrastrarme para subir y bajarla todos los días y el reto más grande era llegar limpio, por lo que tenía que utilizar doble pantalón”, recalcó Manuel.

EL VALOR DE ELEGIR

Durante su adolescencia el joven porteño no conocía el amor al deporte, por lo que pasó varias etapas importantes que marcaron el rumbo de su vida antes de llegar a conocer el jiu-jitsu brasileño.

Contó orgulloso de haber superado la etapa en la que conoció a muchas personas que no le aportaron nada positivo a su vida, las que la orientaban por un mal camino y con las que cometió hechos que nunca debieron pasar, pero confiesa que en ningún momento les guarda rencor, porque gracias a esos momentos oscuros de su vida, tiene lo que nadie creyó que lo lograría.

A NIVEL CAMPEÓN

Pasaban más de las 3 de la tarde, cuando Manuel acostumbrado a pasar las tardes en el parque central de Villa Allende, se encontró un día a un grupo de jóvenes entrenando lo que sería su preparación física y mentalmente, relató que se acercó con el profesor y le pidió una oportunidad para entrenar.

“Lo primero que me dijo fue sí, pero quiero solo dos cosas que tires los cigarrillos que traes y que te vayas a bañar a tu casa. No lo pensé dos veces, llegué a mi casa, me fui y regrese tan rápido como pude”, externó.

Con siete años entrenando y dando clases ha tenido un estilo de vida más disciplinada, lo cual ha combinado con su faceta de padre. Tiene un hijo de 3 años, con el cual agradece a Dios por haberlo traído con mucha salud, sabe que el deporte es una oportunidad única para salir adelante y demostrarles a todos que las barreras físicas no existen.

Su gran sueño es asistir al Campeonato Mundial de Jiu-jitsu brasileño en los próximos meses, por lo que solicita apoyo; pueden mandarle un mensaje en su perfil de Facebook como Manuel Lobox Bjj Cisneros.

COATZACOALCOS
PEPE GOL

TE PUEDE INTERESAR

Abre la UV espacios para estudiantes que abandonaron clases

El rector Martín Aguilar Sánchez expuso que en su mayoría se vieron en la necesidad …