Doña Rosa vive de milagro, la mordió un pitbull

La señora Rosa María González Valdez estuvo a punto estuvo de perder la vida, luego de seis mordidas que le propinó un perro de la raza pitbull a unos metros de su vivienda ubicada en el centro de Coatzacoalcos.

A poco más de un mes y medio de los hechos, doña Rosa aún vive un calvario y temor, aseguró que la dueña del perro, Carmen Quijano, lo tiene suelto en el patio y cuando abren el portón sale corriendo y anda merodeando sobre la avenida Revolución.

Y es que el can ya mordió a dos vecinos más, entre ellos, un menor.

Además, dijo, que la dueña del animal no le ha pagado alrededor de 10 mil pesos que se gastó en médicos particulares para atender las graves lesiones en la pierna, rodilla, y cara.

La afectada ya interpuso su denuncia por lesiones con la carpeta de investigación UAT/DDXI/F2/1348/2022 en la Unidad Integral de Procuración de Justicia Vigésimo Primer Distrito.

“Si me preocupa sobremanera que el perro en algún momento que abren la puerta ella o sus inquilinos, escape y ataque a alguien, es muy territorial, no sé si el perro está vacunado, porque se volvió tan agresivo y sí es un peligro”, afirmó la señora.

LA AGRESIÓN
El 24 de noviembre de 2022 fue atacada por el pitbull de nombre Yako.

“Salí a tirar basura alrededor de las 6 de la tarde, vi a mi vecina que estaba afuera de su casa con su nuera y sus dos nietos, la niña sostenía con una correa al perro pitbull propiedad de María del Carmen Quijano. El perro de nombre Yako siempre andaba afuera, para mi no fue motivo de temor, lo encontré un par de veces en mi puerta.

Cuando regresaba de tirar la basura los saludé con la mano, vi que el perro se alteró y empezó a jalonearse arrastrando a la niña, me asusté y le grité a su dueña, no hubo respuesta, el perro se jalaba con más fuerza y ya lo único que hice por instinto fue pegarme a la pared y no moverme, el perro se me abalanzó”, relató.

De ahí, sostuvo, vino la primera mordida de seis. Yako le rompió la falda de mezclilla dejándole una mordida profunda en la pierna. Las mordidas iban en ascenso.

La mujer aseguró que la dueña nunca hizo el intento de quitarle al perro, fue uno de sus nietos de 14 años, quien se armó de valor y le dio un tubazo.

“Le debo la vida a su nieto un jovencito como de 14 años, que se atrevió a ir por un tubo de fierro para pegarle al perro, poniéndose en riesgo, el perro ya estaba fuera de control”, agregó.

ATENCIÓN MÉDICA
A María del Carmen, le exigió que la llevara al médico, fueron primero a un particular, solo le recetaron antibióticos cada 8 horas, y una crema. No hubo mejoría.

Luego fue a otro médico en una clínica particular donde gastó más de mil 300 pesos.

Solo le pagó mil 800 pesos y se ha negado a darle los 10 mil que erogó para el drenado de un hematoma.

En un principio, en la Fiscalía no le querían hacer válida las recetas médicas, argumentando que debió ser atendida por los médicos legistas de la dependencia.

Aunado, refirió, al daño emocional que sufre desde el accidente.

LA DENUNCIA
La agraviada expresó que interponer la renuncia fue otro viacrucis, por la pésima atención de los trabajadores.

“Se levantó la denuncia, me pasaron con la legista, con la Policía Ministerial, y por último me mandaron con el facilitador, para programar la cita con la requerida. De muy mal humor me atendió el licenciado José Luis Benítez Villa”, puntualizó.

Se hizo un acuerdo reparatorio que no se ha cumplido, ya que lo le han pagado sus gastos médicos.

“Voy a pedir revisión de mi caso al licenciado Manuel de Jesús Gonzalez Gallardo, Fiscal regional, que revalorice mis heridas, así como una inspección en el domicilio”, abundó.

Doña Rosa, expuso que ella tiene dos perros adoptados, por eso no concibe la irresponsabilidad de algunos dueños de mascotas.

COATZACOALCOS
IRMA SANTANDER

TE PUEDE INTERESAR

Hay violencia electoral “histórica” en el país

Organizaciones advierten: Expertos detallaron que puede afectar la participación ciudadana en las urnas el domingo …