Gabriel Alberto Ramírez Nazariego

Divorcio en tiempos del Covid ¿Todo bien en casa?

PRIMERA PARTE
Cuando el coronavirus se extendió por China, la señora Wu, un ama de casa de 30 años en el sur de la provincia de Guangdong, pasó casi dos meses aislada con su cónyuge desempleado. Peleaban constantemente.

Wu enlistó una serie común de irritantes matrimoniales, que incluyen dinero (muy poco), tiempo frente a la televisión (demasiado) y tareas domésticas y cuidado de niños (no dividido por igual). Una molestia particular era el hábito de su esposo de poner a jugar a sus hijos con él en la noche, cuando se suponía que ya debían irse a la cama. “Él es el alborotador de la casa”, asegura ella. “No quiero aguantar más. Hemos acordado divorciarnos, y lo siguiente es encontrar abogados”.

Aunque China solo publica estadísticas nacionales sobre el divorcio anualmente, los informes de los medios de varias ciudades muestran que las separaciones de parejas aumentaron en marzo cuando los esposos y las esposas comenzaron a emerger de semanas de cuarentenas obligatorias para detener la propagación del coronavirus.

Los incidentes de violencia doméstica se multiplicaron. La tendencia puede ser una advertencia para las parejas en Estados Unidos, México y otras partes del mundo que se encuentran en etapas de aislamiento en el hogar: si la ausencia hace que el corazón se vuelva más cariñoso, lo contrario podría ser cierto si pasamos mucho tiempo juntos en lugares cerrados.

La ciudad de Xian, en el centro de China, y Dazhou, en la provincia de Sichuan, reportaron un número récord de solicitudes de divorcio a principios de marzo, lo que provocó largas filas en las oficinas gubernamentales.

En Miluo, provincia de Hunan, “los miembros del personal ni siquiera tuvieron tiempo de tomar agua” porque muchas parejas acudieron para demandar un divorcio, según un informe a mediados de marzo en el sitio web del gobierno de la ciudad. Los empleados batallaron para mantenerse al ritmo, procesando un número récord en un solo día, aseguró. “Los asuntos triviales en la vida llevaron a la escalada de conflictos y la mala comunicación ha causado que todos se decepcionen del matrimonio y tomen la decisión de divorciarse”, explicó el director del centro de registro de la ciudad, Yi Xiaoyan.

Steve Li, un abogado familiar de la firma Gentle&Trust de Shanghái, dice que su número de casos aumentó un 25 por ciento desde que el cierre de la ciudad disminuyó a mediados de marzo. La infidelidad solía ser la razón número uno por la que los clientes se presentaban en la puerta de su oficina, asegura, y que “las personas tienen tiempo para tener relaciones amorosas cuando no están en casa”.

Para muchos, eso simplemente fue demasiado. “Cuanto más tiempo pasan juntos, más se odian”, menciona Li sobre sus nuevos casos. “La gente necesita espacio. No solo para parejas, esto se aplica a todos”.

La tasa de divorcios de China ha estado aumentando constantemente desde 2003, cuando se liberalizaron las leyes. Más de 1.3 millones de parejas se divorciaron ese año y las cifras aumentaron gradualmente durante 15 años, alcanzando un máximo de 4.5 millones en 2018, según las estadísticas del Ministerio de Asuntos Civiles. El año pasado, 4.15 millones de parejas chinas deshicieron su compromiso.

Las autoridades chinas esperaban que encerrar a las parejas en realidad conduciría a un ‘baby boom’, ayudando a compensar las tasas de natalidad que han caído a un mínimo histórico desde la fundación de la República Popular China en 1949, pese al debilitamiento de la política del hijo único y el aumento de campañas para que las mujeres se casen y tengan hijos.

Más de un municipio colocó carteles instando a las parejas a ocuparse en el dormitorio para apoyar a la nación. “Mientras te quedas en casa durante el brote, la política del segundo hijo se ha aflojado, por lo que procrear también es contribuir a tu país”, decía una pancarta poco romántica de la oficina local de Planificación Familiar colgada en una puerta en Luoyang, en la provincia central de Henan. Por supuesto, el fruto de esos esfuerzos no será aparente durante siete u ocho meses.

Mientras tanto, los medios chinos han estado llenos de informes de conflictos conyugales. La publicación en línea Sixth Tone, con sede en Shanghái, informó que la policía de un condado a lo largo del río Yangtze, en la provincia de Hubei, cerca de donde comenzó la pandemia en Wuhan, recibió 162 informes de violencia doméstica en febrero, tres veces más de los 47 reportados durante el mismo mes en 2019.
CONTINUARÁ…

Cultura legal, conocimiento jurídico para todos
Gabriel Alberto Ramírez Nazariego

Fuentehttps://www.elfinanciero.com.mx
¡Ahora que lo sabes, haz valer tus derechos!

cultura.legal19@gmail.com

TE PUEDE INTERESAR

SENTIDO COMÚN

Gabriel García-Márquez URGE RENOVAR LOS NOTICIEROS Para quienes todavía tenemos la costumbre de ver los …