Dan último adiós al profesor del Cobaev 18 Juan de Dios de la Cruz

Deja grandes enseñanzas entre los alumnos.

“¡Hasta el próximo lunes, profe!”, le gritaron sus alumnos del Cobaev 18 al profesor Juan de Dios de la Cruz Chávez mientras le aventaban flores en la tumba donde era sepultado su maestro.

Juan de Dios de la Cruz Chávez era ingeniero químico titulado por el Instituto Tecnológico de Minatitlán.

Era el hijo mayor de Marcelina Chávez y Arnulfo de la Cruz, sus hermanos Pedro, Mario y Aurelio, solamente quedaban vivos él y su hermano Pedro. Padre de César y Eduardo, sus dos hijos. Abuelo de varios nietos.

Desde hace más de 30 años era maestro del Colegio de Bachilleres del Estado de Veracruz, por su entrega, dedicación y empeño muchos alumnos lograron entender mejor la física, la química y el dibujo.

DOCENTE DE TODA UNA VIDA
Juan de Dios siempre tenía un libro a la mano, era docente no solo de lunes a viernes, sino de toda una vida. Por eso ayudaba tanto a sus alumnos, era no solo un trabajo sino un compromiso con la educación de sus alumnos.

“No está difícil, está laborioso” eran algunas de las frases que usaba con sus alumnos para motivarlos a que le pusieran más empeño a su educación media superior.

Desde hace más de ocho años trabajaba en mejorar su condición física, iba al gimnasio y hacía trabajo funcional y mucho entrenamiento al llegar a su casa con la playera sudada era su mayor satisfacción de haber logrado un reto más.

SE IBA A PENSIONAR
En este 2024 tenía planeado pensionarse, después de más de tres décadas en las aulas y con 65 años cumplidos, era tiempo de disfrutar de lo sembrado.

CREÍA EN LA DEMOCRACIA
El día de las elecciones fue funcionario de casilla en una de las cinco casillas especiales que se colocaron en el Distrito 11, ahí puso tiempo para ser capacitado, y civilidad para trabajar sin mayor paga que tener un México en democracia. Sin embargo, los ciudadanos le gritaron, lo denigraron lo amenazaron, cuando se acabaron las boletas electorales. Le juraron que no lo iban a dejar salir ni a él, ni a todos los funcionarios.

Juan solo estaba rayando las boletas sobrantes para dejarlas inutilizables y trataba de evitar contacto visual con los electores, estaba visiblemente nervioso.

Apenas este viernes cuando fue su entrenamiento cumplió con todos sus ejercicios, como en ocasiones se sentó para recuperarse, pero no pudo hacerlo. Fue su último aliento, un infarto lo dejó sin vida. No hubo nada más que hacer.

UN FIN DE SEMANA DOLOROSO

El fin de semana fue su velorio, los alumnos que tiene, sus exalumnos fueron a despedirse de él, le llevaron flores, le lloraron, solo faltó que le entregaran la tarea.

Sus alumnos en las redes sociales lo recordaron con mucho cariño y mucho amor por todo lo que les enseñó y lo que le pudieron aprender.

Juan de Dios se despidió de sus aulas, del Cobaev 18, donde todos los días llegaba antes de las 07:00 horas para llegar puntual y mostrarles a sus alumnos otra lección, la puntualidad.

Ahí en el cementerio Jaime Arellanes Pino, profesor de música y amigo de Juan de Dios le cantó El Rey de José Alfredo a capela, sus alumnos le hicieron segunda, por supuesto lloraron.

Con un aplauso despidieron a Juan De Dios De la Cruz Chávez cientos de alumnos y exalumnos por todo lo que significó el profesor en su vida, ahí quedará siempre Juan, en los corazones y el desarrollo profesional de miles de jovencitos Cobaev.

Descanse en paz, Juan de Dios de la Cruz Chávez.

COATZACOALCOS
SENDIC AGUIRRE

TE PUEDE INTERESAR

Pide Observatorio Ciudadano que seguridad no quede corta con la desaparición de la FC

Para el director de este organismo lo tomó por sorpresa; aseguró que este cuerpo policiaco …