El eterno legado de Benito Juárez, a 150 años de su muerte

Un día antes de morir, el entonces presidente de México, Benito Juárez, se presentó a trabajar a Palacio Nacional, incluso horas antes de su deceso, recibió en sus habitaciones al ministro de Relaciones Exteriores, José María Lafragua, y al general Ignacio Alatorre, con quien habló de las acciones que realizarían contra los rebeldes en Puebla. Dos días antes escribió que quería comer sopa de tallarines, arroz, salsa picante de chiltepín, frijoles, bistec, huevos fritos, una copa chica de rompope, pulque y media copa de jerez y de vino Burdeos.

Falleció el 18 de julio de 1872, a consecuencia de una enfermedad de las arterias coronarias, que le provocó un infarto al miocardio. El funeral en honor al Benemérito de las Américas fue digno de quien en ese momento ya era considerado un héroe nacional.

Tuvo lugar cinco días después en el Panteón San Fernando: el cortejo fúnebre salió de Palacio Nacional hasta llegar al cementerio. Ese día se pusieron de luto todos los edificios públicos y de acuerdo a un decreto publicado en aquella época, los tribunales y oficinas públicas permanecieron cerrados. En todas las entidades del país se realizaron exequias fúnebres.

La generación de un símbolo

Aquí algunos aspectos de la vida del político originario de San Pablo Guelatao, en Oaxaca.

  • 1809.
    Sus padres murieron, por lo que junto con sus hermanas quedó al amparo de sus abuelos paternos.
  • 1818
    Salió de su pueblo natal y se trasladó a la ciudad de Oaxaca. Su lengua materna era al zapoteco.
  • 1819
    El sacerdote Antonio Salanueva recibió a Juárez en su hogar y le ofreció llevarlo a la escuela.
  • 1830
    Fue nombrado encargado del Aula de Física del Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca.
  • 1832
    Fue elegido regidor y un año después fue ministro suplente en la Corte de su estado natal.
  • 1834
    Obtuvo su título como abogado tras estudiar en el Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca.
  • 1847
    Durante la invasión de EU fue nombrado gobernador interino de Oaxaca.
  • 1853
    Fue encarcelado en San Juan de Ulúa y tiempo después fue desterrado en Cuba.
  • 1858
    Se convirtió en presidente, pero también Félix María Zuloaga, pero por los conservadores.

Tras el deceso de Benito Juárez comenzó a nacer el símbolo, la figura histórica que ha sido reconocida por promulgar la Ley Juárez, con la que suprimió tribunales especiales como los de la Iglesia y el Ejército; por combatir la Segunda Intervención Francesa y al Segundo Imperio Mexicano, que concluyó con el fusilamiento de Maximiliano; por dedicarse a la consolidación de la paz en el país y hacer efectivos los principios del liberalismo y por poner en práctica la Constitución de 1857, que tuvo entre sus logros la eliminación de catolicismo como religión oficial.

También se le ha destacado por ser defensor de la soberanía, por lo que una de sus frases célebres es “El respeto al derecho ajeno es la paz”. Durante su gestión se construyeron caminos, se reconstruyó el Palacio de Gobierno y se fundaron escuelas normales.

Si bien durante muchas décadas se le ha reconocido por su proyecto liberal, también los historiadores han puesto acento en los claroscuros del político, pues al momento de su deceso estaba apunto de cumplir 14 años consecutivos al frente del país, lo cual había generado una serie de críticas, principalmente entre lerdistas y porfiristas; también por considerarse que fue uno de los que inició el presidencialismo y porque durante su gestión los gobernadores podían permanecer varios periodos en el poder.

Hoy, a 150 años de su muerte, Juárez es recordado a través de exposiciones y conversatorios, a través de los cuales se destaca su legado o se propone una revisión a su figura.

En el Museo Casa Juárez, en Oaxaca, ayer se inauguró la exhibición Los rostros de Juárez a 150 años de su muerte, que incluye timbres, postales y representaciones del político, quien nació un 21 de marzo en 1806.

Mientras que Capital 21 hoy estrena la serie Benito y los Juárez, Un acercamiento al Benemérito, en la que se aborda su vida desde diversas perspectivas. La producción, narrada por Eugenia León, contará con cuatro capítulos, que se transmitirán todos los lunes a las 23:00 horas. Cuenta con la participación de historiadoras como Patricia Galeana y Josefina Zoraida Vázquez, así como el historiador Silvestre Villegas Revueltas. Además de los comentarios de escritores como Paco Ignacio Taibo II y Vicente Quirarte.

Hoy a las 17:00 horas tendrá lugar la conferencia Juárez y el Instituto de Ciencias y Artes del Estado de Oaxaca, 1867-1872, con Francisco José Ruiz Cervantes, director del Instituto de Investigaciones en Humanidades de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca.

 

AGENCIAS NACIONAL

TE PUEDE INTERESAR

Ebrio sujeto se metió al mar y causó movilización

Un sujeto en aparente estado etílico, fue rescatado vivo de las aguas del Golfo de …